Guzmán aflojó: las acciones volaron y los bonos repuntaron

7 de julio, 2020

Finanzas - bonos dudas mejoras dólar rueda precios Merval bolsa mercado

Por Luis Varela

Mientras en Argentina el Covid-19 sigue provocando records diarios de contagios y muertes (2.632 nuevos casos y 75 fallecimientos en las últimas 24 horas) y una economía real completamente destrozada, las cifras de los valores financieros tanto internacionales, pero sobre todo locales volaron, como si el corona virus ya se hubiera superado y como si todos los problemas hubieran quedado en el espejo retrovisor.

Las subas mundiales de las bolsas y las commodities siguen mostrando grandes mejoras ya que los inversores de todas partes huyen del dinero en efectivo, que parece papel pintado de tanta emisión de los bancos centrales. Pero las subas argentinas sobrepasaron ayer todos los termómetros, con notable aumento para los papeles privados, un clima muy sostenido para los bonos, riesgo país con alguna baja, aunque el peso argentino sigue bajando, no solo contra el dólar, sino que se hunde contra otras divisas mundiales.

El gran impulso de los valores globales (oro, plata, cobre, aluminio, granos y criptomonedas) obedece a que los inversores ven que por enorme emisión de dólares, euros y yenes los bonos estatales de los países europeos, de Estados Unidos y de Japón no rinden nada, temen que el dinero en efectivo pierda poder de compra y se lanzan a comprar de manera muy selectiva lo que suponen va a tener buena evolución después de que los remedios y la bendita vacuna hayan terminado con el infierno del coronavirus.

Así, mientras las bolsas del exterior subieron 2%, con alzas del 1% al 5% en las commodities, la verdadera estrella financiera del día fue Argentina, ya que los bonos pegaron un salto promedio de casi 3%, regresando a los valores de enero, prepandemia, la Bolsa porteña saltó 9%, con el mejor volumen diario de los últimos treinta días, y los ADR argentinos que cotizan en Nueva York fueron directamente un disloque: hubo alzas en absolutamente todos los papeles, del 1% al 40%, con los valores vinculados al campo en la cima de las recuperaciones.

El motivo de este resurgimiento de Argentina obedeció esencialmente a que Alberto Fernández cambió su postura. Le ordenó a Guzmán dialogar con los acreedores, terminar con la posición unilateral, mejorar la oferta y llegar a las cifras que se necesitan para conseguir los acuerdos, y evitar que a fin de este mes se gatillen los juicios y que el país quede en default efectivo.

Esencialmente la oferta de Guzmán difiere notablemente con lo que se venía proponiendo hasta ahora. Ya no hay tres años de gracia, ni tasas de interés ridículas, ni ningún pago contado. Hay reconocimiento de intereses no pagados, mejores tasas y acortamiento de plazos, haciendo que el gobierno de Fernández tenga que pagar algo bajo su mandato, pero no absolutamente nada como se pretendía hasta ahora. Y, además, se les entregará a los bonistas que tenían los bonos más estrictos emitidos en 2005 y 2010 condiciones iguales, que les dan más protección en el caso de que Argentina no pague.

Por supuesto, este notable aumento en la cotización de las acciones y los bonos, que simplemente recuperan los valores que había en enero. Con los cierres de ayer, las acciones argentinas medidas en dólares están todavía 64% abajo de la cotización que tenían antes de las PASO de agosto del año pasado. Y los bonos están con pérdidas del orden del 35% en dólares. O sea, todavía falta mucho para que los papeles argentinos recuperen el nivel que tenían antes de que la población decidiera volver a colocar en el poder al peronismo.

Y lo más significativo del caso es que ayer, el riesgo país cedió, pero no tanto como para creer que los bonistas aceptarán esta nueva propuesta (cayó 145 puntos, hasta 2.399 unidades, 6,6 veces el riesgo Brasil y 13 veces el riesgo Uruguay). Y esta floja baja del riesgo país obedece a que los analistas creen que si los bonistas aceptan la oferta, habrá crédito bastante rápido para los privados, pero no todavía para el sector público.

Obviamente, esta rueda tan alcista de ayer debe ser anotada como otra de las tantas jornadas de altísima volatilidad que tenemos últimamente. Ayer siguieron apareciendo novedades acerca de menos contagios en Europa y Estados Unidos, pero no en India que pasó a ser el tercer país con más contagios. Y también generó esperanza la decisión del multimillonario Warren Buffet, que volvió a comprar papeles, en este caso energéticos, y esa es toda una señal para muchos inversores de ese mercado.

Con todo, el dólar sigue débil. En el exterior, subió 0,8% en Brasil, pero bajó entre 0,1% y 0,5% contra el chileno, el euro, el mexicano, la libra y el yen. Y si bien el dólar está debilitándose en el mundo, el peso argentino se debilita todavía más que el dólar, por lo que tenemos una moneda en permanente descenso.

Así, el dólar turista subió 37 centavos hasta $96,99, el oficial subió 29 centavos hasta $74,61 pesos, el blue no cambió y cerró otra vez a $127.A su vez, el dólar mayorista subió 18 centavos hasta $70,82. Hubo una suba de US$ de 14 millones para las reservas del BCRA que llegaron a US$ 43.257 millones. El dólar MEP subió 91 centavos hasta $74,61. El contado con liquidación bajó 44 centavos hasta $108,11. La brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 70,2% y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 52,7%. Pero donde más se ve el descenso del peso es en su relación con otras monedas: ayer el euro saltó 57 centavos hasta 80,02, la libra subió 27 centavos hasta 88,39 y el real subió 9 centavos hasta 13,21.

Además, mientras el BCRA sigue con tasas de interés congeladas (siguen clavadas: Leliq a 38% nominal 45% efectivo y plazos fijos a 30% nominal y 45% efectivo), hubo 20 reuniones de zoom entre mayoristas y el Gobierno por los cambios en los precios cuidados: los costos ahogan a los proveedores. Y ya está decidido que habrá un aumento promedio del 7% en una lista de 314 productos básicos. Y hay un aumento adicional del 3,5% por costos derivados del Covid: cuidados y ventas a domicilio.

Dejá un comentario