Girard afirmó que la provincia está avanzando para “lograr una estructura tributaria más justa”​

9 de julio, 2020

El director de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), Cristian Girard, sostuvo hoy que la pandemia de coronavirus “acentúa y profundiza las desigualdades preexistentes”, y aseguró que, “para construir una sociedad más justa, sin excluidos, es fundamental delinear una estructura tributaria donde cada cual aporte según su capacidad contributiva”.

Respecto de las últimas medidas de asistencia implementadas por la provincia de Buenos Aires, Girard afirmó en su cuenta de Twitter que se trata de iniciativas que “se inscriben en el plan estratégico de gestión de ARBA, orientado a lograr una estructura tributaria más justa y un sistema de recaudación progresivo y eficiente”.

En ese sentido, destacó que el gobernador Axel Kicillof promovió “una bonificación de Ingresos Brutos del 15% hasta fin de año para empresas de los 203 sectores productivos más afectados por la pandemia, elevándose al 50% cuando se trate de pymes”.

A ese beneficio se suman otras medidas de administración tributaria que incluyen “reducciones de alícuotas de retención y nuevos planes de pago, que representan un alivio concreto para más de 200.000 empresas y 1,2 millones de contribuyentes”, indicó Girard.

Además, cuestionó la política tributaria implementada por el gobierno de Cambiemos y explicó que, al asumir, encontraron “un sistema ‘patas para arriba’, con una estructura impositiva en la que pesaban mucho los impuestos asociados a la actividad y poco los patrimoniales, y con regímenes de recaudación que sobrecargaban a los sectores medios”.

“Esa lógica fue la que llevó a pasar de 17.000 agentes de recaudación en 2015 a 22.000 en 2019. ¿Qué significa eso? Que 5.000 pymes más tuvieron que afrontar mayores costos administrativos y financieros para recaudar para ARBA, y en un contexto de crisis”, subrayó.

Sobre esta cuestión, desde su cuenta puntualizó que, al haber mayor cantidad de agentes, “más operaciones son alcanzadas por retenciones”, afectando a empresas cada vez más chicas.

Esa situación da lugar a una acumulación de saldos a favor, “fundamentalmente entre los contribuyentes de menor facturación”, explicó.

Por ese motivo, recordó, en febrero pasado la actual gestión elevó 175% el límite de facturación que determina quién debe actuar como agente de recaudación.

Con esa modificación, “se redujo la cantidad de agentes a 18.000, beneficiando a unas 6.000 pymes”, detalló Girard.

Dejá un comentario