En junio, el intercambio con Brasil dejó un déficit de US$ 103 M

2 de julio, 2020

Según los datos difundidos ayer por el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil (Mdic), durante el mes pasado las exportaciones argentinas hacia Brasil totalizaron un valor de US$ 501 millones, mientras que las importaciones provenientes desde el vecino país alcanzaron los US$ 604 millones. De esta manera, la balanza comercial bilateral entre ambos países en junio arrojó un déficit de US$ 103 millones para Argentina.

El desempeño negativo del mes pasado más que duplicó el rojo de US$ 45 millones que se había obtenido durante el mismo mes del año pasado. Los datos de junio indican que el intercambio comercial bilateral (exportaciones + importaciones), que totalizó US$ 1.106 millones, registró un descenso de casi US$ 596 millones frente a los US$ 1.701 millones que se registraron durante el mismo mes del año pasado, lo que implicó una contracción de 35% interanual.

En el acumulado del primer semestre del año, el saldo comercial entre ambos países registra un resultado negativo para Argentina de US$ 22 millones y representa un deterioro de US$ 189 millones en comparación al mismo período del año previo, cuando el país había registrado un superávit de US$ 167 millones. Entre enero y junio de este año, el intercambio bilateral acumuló un total de US$ 7.369 millones, lo que significó US$ 3.075 millones menos respecto al acumulado del mismo período del año pasado, que totalizó US$ 10.444 millones, lo cual significó una caída de 29,4% en la comparación interanual.

El monto exportado a Brasil representó en junio sólo el 4,8% de las importaciones totales de ese país. “Comparando con el 6,4% de participación obtenido en junio de 2019, y más aún con el 7,2% de 2018, este número enciende señales de alarma. Si bien era esperable una caída, ya que la principal economía del Mercosur sufre una fuerte recesión, nuestras ventas a Brasil cayeron casi el doble que el resto de las importaciones brasileñas (-18,5% interanual), relegando nuestra importancia en este mercado”, indicaron desde Ecolatina.

Según la consultora, el frente cambiario fue clave para explicar esta dinámica dispar. Mientras que el real brasileño se depreció casi 33% en el primer semestre del año, en una economía sin inflación, el peso argentino avanzó “sólo” 17,6% y la suba de precios habría rondado el 13% en el país. “Como resultado, perdimos competitividad-precio, y el tipo de cambio real bilateral con Brasil se apreció 22% en la primera mitad del 2020. Por lo tanto, no sólo estamos sufriendo un ajuste por cantidades en esta plaza, sino también por precios”, indicó.

Hacia adelante, desde la consultora prevén que las perspectivas no son alentadoras: estiman que tanto el PIB argentino como el brasileño arrojarían caídas cercanas a los dos dígitos en 2020, golpeando fuertemente al comercio bilateral. De esta manera, según sus cálculos, será difícil repetir el superávit de US$ 760 millones al canzado en 2019.

De acuerdo con Ecolatina, aunque la reducción del déficit bilateral existente hasta 2018 es una buena noticia en un contexto de escasez de divisas, no poder sostener el resultado positivo del año pasado y/o la participación en la plaza brasileña diluyen los aspectos favorables. “Este año el superávit se reducirá y el intercambio bilateral será el menor en más de una década”, estimó.

“Prevemos una disminución del 29,6% en el flujo comercial entre Argentina y Brasil a US$ 14.474 millones, lo que implicaría una retracción en el intercambio a niveles inferiores a los del año 2005. Este año las ventas externas caerían en promedio 28,5% a US$ 7.422 millones y las compras externas el 30,6% a US$ 7.052 millones”, estimó Abeceb, al tiempo que proyectó que a pesar de esta retracción del comercio Argentina finalizaría 2020 con un moderado superávit bilateral en torno a los US$ 369 millones.

“De continuar con estas tendencias, es factible que Brasil deje de ser el principal socio comercial de Argentina en 2020 y sea reemplazado por China, bajo un contexto en el cual Asia ganaría participación en los flujos comerciales. En los meses de abril y mayo el Gigante Asiático ha sido el principal socio comercial del país. El hecho de que Brasil se encuentre en una profunda crisis económica, política y sanitaria mientras que China está mostrando indicios de recuperación en el segundo trimestre explican, en cierta medida, este cambio”, agregaron.

Dejá un comentario