El peor día de la pandemia

22 de julio, 2020

El anuncio de la flexibilización de la cuarentena en AMBA, anunciado el viernes pasado, llegó en un contexto complejo de picos de casos. El aflojamiento se decidió más por motivos extrasanitarios. Por eso fue gradual, se apeló a la “responsabilidad social” y la política se reservó el derecho de volver para atrás. El gobernador de Buenos Aires fue nítido al respecto y sugirió que su provincia iría hacia un esquema de cuarentenas intermitentes. Se sabía que venían días difíciles y que la salida no será lineal necesariamente.

Los días siguientes demostraron eso. Ayer se registraron 5.344 casos (nuevo récord) y, también, 117 muertes (nuevo récord tras los el previo de un día antes). Así, ya han muerto 2.490 personas a causa del Covid-19 en Argentina. La aceleración de la cantidad de casos detectados, sobre todo desde junio, hacía presagiar el salto en la cantidad de muertes. La tendencia desde entonces ha empeorado y, lamentablemente, las proyecciones sobre muertes van en igual sentido. Mientras, el sistema sanitario va sumando estrés: ayer había 890 personas en terapia, con la ocupación en AMBA apenas arriba de 65%. Otro tema que preocupa es que empiezan a empeorar algunos brotes, pequeños aún, fuera de AMBA. Ayer, por ejemplo, Mendoza tuvo record de casos (74) y Santa Fe, también (35). A su vez, Jujuy lo tuvo el lunes, con 101. La expectativa es que el “mazazo” de la Fase 1 de AMBA en la primera quincena de julio y/o la propia curva del virus tienda a reducir la curva de casos, pero es sensato pensar que los números empeorarán algo más antes de mejorar. Por eso, ayer volvió el hashtag #QuedateEnCasa y es posible que la gente se empieza a “asustar” más.

Lo que pasa en Argentina no es patrimonio de nuestro clásico exotismo. La pandemia no “muestra señales de disminución” en América, dijo ayer la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Carissa Etienne dijo en una rueda de prensa virtual desde la sede de la OPS en Washington que algunos países de América Central estaban registrando su mayor aumento semanal de casos desde la llegada del virus y agregó que debido a la fuerte carga de enfermedades infecciosas y condiciones crónicas en América, tres de cada 10 personas -325 millones- tenían un “mayor riesgo” de sufrir Covid-19 o de desarrollar complicaciones.

“El impacto de las co-morbilidades sobre la propagación del virus debería ser una llamada de atención para todos los países de América: usen los datos para adaptar su respuesta y conviertan a la salud en su principal prioridad”, dijo Etienne.

La funcionaria informó 900.000 casos nuevos y casi 22.000 muertes reportadas en la región en la última semana, en su mayoría en Brasil, México y Estados Unidos.

Etienne dijo que había algunos puntos positivos. Chile, Argentina y Uruguay hicieron “progresos importantes” en reforzar la vigilancia de la influenza y los programas de vacunación y hubo “muy poca” circulación de la enfermedad en 2020, lo que también destaca el valor de las medidas de prevención del Covid-19 como el lavado de manos y el distanciamiento social.

Agregó que varios países del Caribe habían implementado efectivas restricciones a los viajes para controlar brotes localizados y, como resultado, ahora habían podido reanudar los viajes no esenciales.

Sin embargo, funcionarios de la OPS advirtieron que la reapertura para atraer los ingresos clave del turismo debería hacerse “gradualmente” y que realizar testeos antes de viajar podría crear una “falsa sensación de seguridad”.

Los funcionarios agregaron que aunque el desarrollo de las vacunas es “esperanzador”, aún podrían surgir problemas en el extendido proceso de introducirlas a la población y que la prevención debe seguir siendo la prioridad para los gobiernos de toda América.

Quizás la prueba más fehaciente es que Donald Trump se empieza a tomar con seriedad la pandemia. En su primera sesión informativa centrada en la pandemia en meses, Trump dijo a periodistas en la Casa Blanca ayer que la situación por el virus probablemente empeorará antes de mejorar, en un reconocimiento de cuán grave se ha vuelto el problema.

Dejá un comentario