EE.UU. informará una caída histórica del PIB

27 de julio, 2020

Según los datos preliminares de actividad de la consultora IHS Markit correspondientes a julio, las principales economía del mundo muestran cierta recuperación, pero se observa que Estados Unidos y la zona euro siguen rumbos divergentes.

La economía de la eurozona se está reanimando luego de un segundo trimestre muy negativo. La tendencia para los próximos meses es favorable en la medida en que no haya que volver aponer en marcha restricciones a distintas actividades por un rebrote del coronavirus.

El índice PMI compuesto que elabora IHS Markit, que considera tanto al sector manufacturero como los servicios, subió de 48,5 puntos en junio a 54,8 en julio. Cuando se ubica por encima de los 50 puntos significa que la actividad está en expansión.

Alemania y Francia, que tienen las economías más grandes de la Eurozona mostraron también un comportamiento muy favorable. El índice PMI de Alemania pasó de 47 puntos en junio a 55,5 en julio y el de Francia, 51,7 a 57,6, en ambos casos se trata de los mejores niveles en mucho tiempo.

Los analistas estiman que el segundo semestre tendrá números positivos, pero que la recuperación será gradual. A su vez, el mercado laboral se puede seguir deteriorando porque las empresas serán cautas frente al temor de que el actual rebote de la actividad no pueda sostenerse si se hace necesario cerrar actividades para frenar la propagación de la pandemia. El economista jefe de IHS Markit, Chris Williamson, afirmó que “hay preocupación porque la recuperación pueda flaquear luego de esta recuperación inicial”.

Para la castigada economía global, los datos de Europa son una buena noticia en un momento en el que no abundan. Por el contrario, los datos de Estados Unidos son menos alentadores porque el PMI subió de 47,9 puntos en junio a 50 en julio, es decir que todavía no superó el límite para entrar en una fase de expansión. Después de mucho tiempo, la performance económica europea puede superar a la estadounidense en esta etapa. Y, claramente, la explicación está en el mayor control de la pandemia.

En la semana que se inicia, se conocerán varios indicadores y decisiones de política económica relevantes entre los que se destacan los siguientes:

Lunes 27

En Estados Unidos, las órdenes de bienes durables mostrarían una fuerte suba en junio como consecuencia de la apertura de muchas actividades. Durante julio, la situación se revirtió porque se freno la reapertura de muchas actividades por el rebrote del coronavirus.

El índice de IFO exhibirá una mejora del clima de negocios en Alemania.

El Banco Central de Brasil presentará el informe Focus con las proyecciones de los analistas del mercado que en las últimas semanas recortaron la caída del PIB esperada para este año.

Martes 28

El índice que elabora la entidad privada Conference Board dará cuenta de un deterioro de la confianza de los consumidores estadounidenses durante julio como consecuencia del incremento de casos de coronavirus en varios estados. En la misma línea se movería el índice de la Universidad de Michigan que se conocerá el viernes.

Miércoles 29

Al término de su reunión de dos días, la Reserva Federal ratificará su estrategia monetaria pero insistirá en que para recuperar la economía harán falta más estímulos fiscales, aunque todavía no hay acuerdo en el Congreso al respecto.

La tasa de desempleo en Brasil sería de 12,9% como consecuencia del contexto recesivo.

Jueves 30

El PIB de Estados Unidos habría caído 35% en el segundo trimestre del año según el consenso de los analistas (el FMI estima la contracción en 37%). En el primer cuarto del año el retroceso fue de 5%. El segundo semestre la economía volverá a crecer a un ritmo que estará condicionado a la evolución de la pandemia aunque algunos analistas anticipan que el PIB podría expandirse 17% en este cuarto.

También se conocerán los subsidios por desempleo que se pidieron en la semana que concluyó el sábado 25. Los analistas estiman que se mantuvieron en un nivel elevado, superior a 1.300.000 al igual que en las últimas semanas, lo que pondrá en evidencia que la recuperación del mercado de trabajo se ralentizó.

La economía de Alemania tuvo una contracción de 9% en entre abril y junio según los analistas.

El PIB de México mostraría en el segundo trimestre una caída del 20% interanual, en línea con el FMI que proyecta un retroceso de 10,5% en 2020.

Viernes 31

Los gastos personales en Estados Unidos habrían registrado un incremento importante en junio, pero julio se observa una desaceleración.

Los PIB de España, Francia e Italia mostrarían contracciones superiores al 15% en el segundo trimestre. A su vez, la zona euro daría cuenta de un retroceso de 12% en el nivel de actividad. Por otra parte, la suba anual del índice de precios al consumidor se ubicaría en el 0,2%, muy lejos de la meta del Banco Central Europeo que es apenas por debajo del 2%.

En China se publicará los índices PMI de julio correspondientes a distintos sectores y darán la pauta sobre si la recuperación de la economía se sostiene.

Dejá un comentario