Advierten que la fragilidad externa de la economía argentina seguirá en aumento

8 de julio, 2020

Argentina coronavirus

El Índice de Fragilidad Externa (IFEX) de la economía argentina se ubicó en 42,4 puntos en el primer trimestre del año, según un estudio de la Universidad del Salvador (USAL). La cifra representa un aumento del 65% con respecto al trimestre anterior y del 56% con respecto al mismo trimestre pero de 2019. 

El IFEX evalúa la debilidad y fortaleza de la economía argentina frente a cambios en las condiciones externas que pueden conducir a una crisis cambiaria o de balance de pagos. Se construye como el promedio del Índice de Resiliencia Externa (IREX), que refleja la capacidad del país para hacer frente a shocks externos, y el Índice de Condiciones Internacionales (ICI), que resume las condiciones comerciales y financieras externas más relevantes que pueden afectar al país.

 

 

“Finalmente ocurrió lo tantas veces advertido desde el Instituto. Una reversión de las excepcionales condiciones internacionales que rigieron por años ha empezado a erosionar la ya significativa fragilidad externa del país”, señaló el estudio. 

En ese sentido, remarcó que el derrumbe de la economía mundial, la caída de la demanda internacional de commodities y el desplome de los mercados financieros “provocaron una caída del 25% del ICI en el primer trimestre del año, golpe pocas veces observado”. 

“La novedad de inicio de este año está dada por la caída del Índice de Condiciones Internacionales. El indicador cayó 21% interanualmente y 27% con respecto al cuarto trimestre del año pasado”, indicó el informe. 

Y agregó: “La reversión del clima internacional, que empeorará durante el transcurso del año, implicará un aumento no trivial en la fragilidad externa del país, con el consecuente stress en el mercado cambiario”. 

 

 

A su vez, la resiliencia externa del país (IREX) aumentó con respecto al trimestre previo, aunque resultó 1% por debajo del indicador del mismo trimestre del año pasado. 

“La fragilidad del país seguiría en aumento, a pesar de las mejoras que se observan en la balanza comercial derivadas de la dramática contracción de la demanda interna, la cual provocó una reducción de las importaciones del primer trimestre del 19%”, advirtió el estudio de la USAL. 

Según el informe, la contracción económica seguirá mejorando el balance comercial y, si se logra un acuerdo con los bonistas, el balance de pagos “podría estabilizarse” en la segunda parte del año. 

Sin embargo, añadió: “Un acuerdo sobre la deuda con bonistas supondrá un alivio necesario para las cuentas externas, pero no será suficiente para la recuperación económica, debido a la falta de dinamismo exportador del país basada en una estrategia sostenible de largo plazo”.

“Aún si esto se lograra, no será suficiente para contar con dólares para la recuperación de la economía debido a la incapacidad que ha demostrado el país en la última década de aumentar de manera sostenida sus volúmenes de exportación que alcanzaron un máximo en 2011. Por lo pronto, en el primer trimestre del año cayeron un 5% interanual”, concluyó la USAL.

Dejá un comentario