Trump acomodó su estrategia electoral

18 de junio, 2020

Por Augusto Milano 

Según el promedio de las encuestas sobre intención de voto para las elecciones presidenciales de noviembre que elabora el sitio Real Clear Politics, Joe Biden aventaja a Donald Trump por 8,5 puntos. Además, le ganaría en casi todos los distritos que suelen ser reñidos y que pueden cambiar su preferencia de una elección a otra, por lo que también tendría una clara ventaja en el Colegio Electoral. Teniendo en cuenta que faltan cuatro meses y medio para las elecciones, parece un escenario difícil de revertir para el Presidente.

A su vez, al momento de las elecciones, la tasa de desempleo, que es el dato que más influye en el ánimo de los votantes, se ubicaría en torno al 10%, duplicando la que había al comienzo de la gestión de Trump y los antecedentes muestran, que en esos casos, los presidentes no lograron ser reelectos más allá de que ahora se pueda argumentar que todo es producto de una crisis que obedeció a factores externos. Tampoco podrá exhibir resultados satisfactorios con su estrategia frente al coronavirus, que inicialmente minimizó, porque Estados Unidos es el país en el que produjo la mayor cantidad de muertes. Además, estuvo lejos de ser un Presidente que buscó unir al país, que es lo que se espera de quien está en la Casa Blanca sino que exacerbó la polarización.

Según el promedio de las encuestas sobre intención de voto para las elecciones presidenciales de noviembre que elabora el sitio Real Clear Politics, Joe Biden aventaja a Donald Trump por 8,5 puntos. Además, le ganaría en casi todos los distritos que suelen ser reñidos y que pueden cambiar su preferencia de una elección a otra, por lo que también tendría una clara ventaja en el Colegio Electoral. Teniendo en cuenta que faltan cuatro meses y medio para las elecciones, parece un escenario difícil de revertir para el Presidente.

Sin embargo, la irrupción de la pandemia puede alterar las pautas de comportamiento en todas las dimensiones de la vida social, incluidas las electorales. Y la política no ha dejado de dar sorpresas en los últimos años,
empezando por el propio triunfo de Trump en 2016.

Ante la cercanía de las elecciones y la paulatina reapertura de la economía, el Presidente comenzó a definir su estrategia. En primer lugar, destacará que la actividad y el empleo comenzaron a recuperarse luego de una crisis global que él no originó, y como ya demostró antes que sabe manejar la economía, es el más indicado para liderar su recuperación.

También buscará mostrarse como el Presidente que supo ponerle límites a China en un momento en el que la sociedad estadounidense tiene una visión muy crítica de ese país.

Recientemente Trump incorporó un nuevo punto en su mensaje que es  presentarse como el garante de la “ley y el orden” luego de una serie de manifestaciones violentas que se produjeron luego del asesinato de George Floyd.

Sobre esos elementos, Trump procurará lograr una intensa movilización de su base electoral, pero sin pretender competir por el voto independiente.

Su rival, Biden, tendrá la ventaja de unificar sin fisuras detrás de su candidatura a todo el voto anti Trump. Pero su perfil no logra entusiasmar lo suficiente a la base social demócrata lo que resulta clave para lograr una movilización electoral significativa que es clave en un país en el que el
voto no es obligatorio.

En un contexto normal, Trump tendría pocas chances de ser reelecto, pero si algo mostró este 2020 es ser diferente a todo lo conocido hasta ahora. Por eso, a la hora de los pronósticos, conviene ser cauto.

Dejá un comentario