Sin definiciones, pero listos para restringir

23 de junio, 2020

El presidente Alberto Fernández encabezó ayer una reunión en Olivos, con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, en donde acordaron “endurecer las medidas de aislamiento”, en caso de que en los próximos días se mantenga la tendencia en el incremento de casos en el AMBA.

Los pronósticos oficiales señalan que “todo va a empeorar, mucho y muy rápido” y descuentan que, ante ese escenario, llegarán “medidas más duras” en el área AMBA, que concentra a más del 90% de los contagios del país y que es el principal foco de preocupación desde el inicio de la pandemia.

Los tres funcionarios se reunieron con el objetivo de realizar un seguimiento exhaustivo del número de camas ocupadas y los aumentos de los casos, además de los datos de circulación de personas en el transporte público.

Desde provincia, ya son varias las voces de funcionarios que alertan sobre la eventual saturación del sistema de salud. Las camas de terapia intensiva en el conurbano, hoy se encuentran al 60% de ocupación.

Si bien la reunión en Olivos sirvió para continuar coordinando el trabajo entre las tres jurisdicciones, se decidió postergar cualquier anuncio.

“No es posible volver a fase 1. Ya no hay margen para eso. Se va a trabajar en la circulación”, adelantaron ante de la reunión voces de la Casa Rosada ante El Economista.

Luego de la reunión Kicillof sostuvo que el Presidente “dejó en claro su posición” y que es que “cuanto antes tomemos una decisión, mejor”. “Si todo sigue en esa dirección, en los próximos días vamos a tener que anunciar medidas más estrictas”, sostuvo el mandatario bonaerense

“Claramente las camas de terapia intensiva se van utilizando y nadie quiere que lleguemos a una saturación del sistema”, advirtió.

Al mismo tiempo, el gobernador detalló que cuando asumió, “en el Gran Buenos Aires había 2.600 camas de terapia intensiva, hoy son 3.700, aumentamos sustancialmente, pero no importa el número, porque si siguen creciendo los casos, se irán agotando”.

Ayer por la mañana, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, sostuvo: “Tenemos que ir teniendo en cuenta el aumento de los casos, la velocidad de los contagios, la tasa de duplicación, la ocupación de camas de terapia intensiva e intermedia”.

En esa línea destacó la importancia del fortalecimiento de los “controles interjurisdiccionales” en el ámbito de AMBA.

Tal como contó El Economista, en el universo empresario hay preocupación ante las eventuales nuevas regulaciones que complicarían aún más la modesta recuperación de la actividad. Además, el Gabinete Económico encabezado por Cafiero ya anunció que restringiría la ayuda económica que se le está otorgando a las empresas.

Por ahora, los cortocircuitos entre provincia y CABA parecerían haber vuelto a quedar en segundo plano, y en los tres niveles prima la preocupación por evitar el espiral de contagios y la saturación de los sistemas sanitarios. Ayer hubo un nuevo récord cuando se verificaron más de 2.100 casos en 24 horas.

Dejá un comentario