OMS: “Esto está lejos de terminar”

30 de junio, 2020

“La pregunta crítica que todos los países enfrentarán en los próximos meses es cómo vivir con este virus. Esa es la nueva normalidad. Muchos países han implementado medidas sin precedentes para suprimir la transmisión y salvar vidas. Estas medidas han tenido éxito en desacelerar la propagación del virus. Pero no lo han detenido por completo. Algunos países están experimentando un resurgimiento de casos a medida que comienzan a reabrir sus economías y sociedades. La mayoría de las personas siguen siendo susceptibles. El virus todavía tiene mucho espacio para moverse. Todos queremos que esto termine. Todos queremos seguir con nuestras vidas. Pero la dura realidad es: esto ni siquiera está cerca de terminar. Aunque muchos países han hecho algunos progresos, a nivel mundial la pandemia en realidad se está acelerando”. No fue muy optimista el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. Tampoco tiene que serlo, desde ya. Algunos países y regiones están volviendo para atrás con sus reaperturas. Los casos más notorios están en Estados Unidos, como Texas, Arizona y Florida. En Nueva Jersey vieron las imágenes y pausaron la reapertura programada de bares y restaurantes. Ayer, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, le pidió a Donald Trump que emita una “orden ejecutiva” para forzar el uso de los barbijos.

Algunos republicanos también lo están pidiendo (e, incluso, cuestionando algunos modos suyos), pero Trump no dijo nada y ni siquiera usa barbijo. Una encuesta de Pew Research Center muestra que una abrumadora mayoría de demócratas creen que deben usarse barbijos en lugares públicos, una proporción que baja considerablemente entre los republicanos. Por eso, The Guardian se preguntó: “¿Cómo se convirtieron las máscaras faciales en un problema político en Estados Unidos? Son solo piezas de tela, pero una parte apasionada de la población estadounidense ve un ataque a la libertad individual”.

Otros, sin embargo, avanzan pero más cuidado, como en Europa, hoy epicentro de la “nueva normalidad” de Occidente. Aunque no en todos lados: ayer, por ejemplo, la ciudad inglesa de Leicester anunció que vuelve a “full lockdown”.

Otros, lamentablemente, tienen respuestas políticas erráticas que desorientan a la población. El caso más claro es Brasil, que ayer contó casi 25.000 casos y más de 600 víctimas fatales: en ambos casos, un bienvenido descenso. La OMS “retó” a Brasil, que ya sufrió más de 58.000 muertes.

Ayer, la Unión Europea anunció que la reapertura gradual de sus fronteras aéreas desde el miércoles y no incluyen a Brasil ni EE.UU. Los elegidos son Argelia, Australia, Canadá, Corea del Sur, Japón, Georgia, Marruecos, Montenegro, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Tailandia, Túnez y Uruguay. Sus ciudadanos podrán entrar en todo el territorio de la UE. “La lista también incluye a China, pero supeditado a que el Gobierno de Pekín autorice la entrada de ciudadanos europeos, dado que la reciprocidad es una de las condiciones exigidas por Bruselas para la apertura”, señaló El País.

Mientras, en Argentina fueron confirmados 2.335 nuevos casos de Covid-19 ayer. Con estos registros, suman 62.268 positivos en el país y la cantidad de víctimas fatales creció en 48 hasta 1.280.

Dejá un comentario