MPIA: ¿el fin de la OMC o un intento de salvarla?

1 de junio, 2020

Por Bruno Fanelli

 

A fines del mes pasado, 19 miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) notificaron ante la Organización del Acuerdo de Arbitraje de Apelación Interino Multi-Parte (MPIA, por sus siglas en inglés), un sistema de solución de diferencias funcional con la posibilidad de acceder a una etapa de apelación.

 

La razón para esto es que el Organo de Apelación de la OMC se encuentra bloqueado por la decisión de EE.UU., quien se siente perjudicado por sus decisiones, de no renovar el mandato de dos jueces del mismo. Es así como deja en un limbo el Sistema de Solución de Controversias de la OMC, que agrupa a 164 socios.

 

El Organo de Apelaciones es la última instancia de dicho sistema que evalúa, ante una disputa, si el país demandado cumple o no con las reglas de la OMC. Los países participantes aceptan someterse a los resultados de cumplimiento obligatorio. Este sistema fue uno de los logros de la concreción de la OMC y brinda una última instancia en la que los países pueden dirimir sus diferencias. Este sistema otorga previsibilidad al comercio mundial y castiga a aquellos que rompan sus reglas.

 

Vale la pena repasar la lista de países que apostaron a la creación del MPIA: Australia, Brasil, Canadá, China, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, la Región Administrativa Especial de Hong Kong, Nueva Zelanda, Noruega, Paquistán, Singapur, Suiza, Ucrania, Unión Europea, y Uruguay. Esta lista es reveladora. Nos muestra cómo, pese a un ambiente internacional crecientemente nacionalista y con serios desafíos para el libre comercio, países muchas veces enfrentados se pueden unir para intentar buscar soluciones mancomunadamente.

 

Al mismo tiempo, nos enseña la importancia de la participación (o la falta de ella) de EE.UU. en las iniciativas globales. La principal economía del mundo posee hoy el peso relativo suficiente para complicar el funcionamiento de distintos organismos internacionales, pero no tiene el interés de liderar alternativas a los mismos. La presencia en esta lista del Brasil de Jair Bolsonaro y de Colombia (cercanos a EE.UU.) nos enseñan también los espacios disponibles para disponer las fichas de manera diferente en los distintos tableros de la política internacional

 

Vale la pena destacar que el MPIA está abierto a más adhesiones de miembros de la OMC y que es de naturaleza temporal: durará hasta que se nombren nuevos integrantes del Organo de Apelación y que este vuelva a funcionar.

 

Es así como lejos de desaparecer, el multilateralismo, muchas veces acorralado, encuentra espacios para intentar al menos emparchar su maltrecho andar. Gran parte de su futuro se jugará en las próximas elecciones estadounidenses.

Dejá un comentario