Las consecuencias de la pandemia serán “leves” en las 40 mayores mineras del mundo

29 de junio, 2020

Las 40 principales compañías mineras del mundo están atravesando la tormenta desatada por el Covid-19 “mayormente ilesas” a partir de un sólido rendimiento financiero en 2019, lo que les permite contar en la actualidad con “suficientes recursos para superar la Incertidumbre económica”, según la consultora internacional PWC.

En su informe Mine 2020, la consultora sostuvo que si bien las principales compañías mineras “todavía están sobreponiéndose a la crisis generada por el coronavirus, deberían aprovechar su relativa estabilidad para adoptar estrategias tendientes a mitigar los riesgos económicos y sociales”.

Según PWC, la inversión de capital aumentó 11% a US$ 61.000 millones en el ejercicio 2019, mientras que en 2020 se ralentizó, “lo que liberará flujos de efectivo y dará a las mineras la posibilidad de pagar dividendos si decidieran hacerlo”.

 

 

“No se espera que se celebren muchas transacciones significativas debido al aumento en la incertidumbre económica y las limitaciones prácticas de las inspecciones y visitas en el lugar”, señaló así mismo el informe. 

Sin embargo, las condiciones actuales les facilitan a las principales compañías mineras “la posibilidad de capitalizarse con adquisiciones más pequeñas en sus mercados locales”.

Los pronósticos sugieren que las consecuencias que sufrirán las grandes mineras en las ganancias ante intereses e impuestos (EBITDA, según siglas en inglés) “será leve, aproximadamente del 6%, y ello es consecuencia de un sólido rendimiento financiero en 2019”.

En ese período, las mayores corporaciones mineras registraron aumento en los ingresos de 4%, a US$ 692.000 millones, y la capitalización de mercado se incrementó 19%, a US$ 898.000 millones, aunque desde ese momento se redujo a US$ 752.000 millones, al 30 de abril de 2020.

En este escenario, la consultora consideró que la situación de las 40 principales empresas mineras del mundo es “consistente, resiliente y con suficientes recursos para superar la Incertidumbre económica generada por la pandemia”.

 

 

“Aún con esta perspectiva positiva también debe considerarse que las mineras tendrán que adaptarse a los impactos a largo plazo teniendo en cuenta la posibilidad de reducir el riesgo de las cadenas de suministro críticas e invertir más en las comunidades locales”, agregó el informe.

En ese sentido, se prevé “un cambio hacia la concentración regional de las cadenas de suministro en pos de transacciones más pequeñas en mercados locales, al igual que diferentes formas de interacción con la comunidad”.

Dejá un comentario