KTDI y “touchless travel”: futuro (no muy lejano) que se avecina

23 de junio, 2020

Low cost: el Gobierno eliminó el piso para los pasajes aéreos

Por Eduardo Goldenhörn  CEO de Turismatica

En marzo de 2016, el World Economic Forum (WEF) publicó un paper con una iniciativa que apuntaba a generar un consorcio global de personas, gobiernos, autoridades y la industria turística mundial con el objetivo de mejorar la seguridad en los viajes.

Este documento consideraba la situación de extrema conectividad en la que vivimos, en la que la tecnología y la innovación han revolucionado la industria de viajes y la forma en la que compartimos la información pero que, por otra parte, el crecimiento de la incertidumbre y confusión causadas por tensiones geopolíticas, terrorismo, pandemias (ya mencionaban este factor cuatro años antes del Covid-19) hacen que el tratamiento de la seguridad del viajero sea una materia de alta prioridad.

En este contexto se abría una agenda de trabajo que tenía como desafío mejorar la seguridad del ecosistema del transporte, a la vez de simplificar todos los procesos involucrados en el desarrollo de un viaje introduciendo el concepto de “seamless travel” (viaje fluido), a través de la implementación de tecnologías que permitieran entre otras cosas.

  • Mejorar y agilizar los procesos de emisión de visas
  • Generar un espacio colaborativo entre agencias gubernamentales, líneas aéreas, cadenas hoteleras, agencias de viaje, etcétera, a fin de poder acceder a la información del viajero en todo momento
  • Definir un marco de trabajo global para la seguridad compatibilizando procesos, coordinando acciones y estableciendo estándares en la identificación digital del pasajero

Dos años más tarde, en enero de 2018, el WEF, en conjunto con la consultora Accenture, lanzan el concepto de Identidad Digital del Viajero Conocido (KTDI, por sus siglas en inglés) sentando las bases para un sistema colaborativo que tiene como eje central la identificación del pasajero y el acceso a toda su información a través de sus datos biométricos y su celular.

Dicho en otras palabras, el nuevo pasaporte del pasajero es su persona junto con una aplicación en su celular. Por otra parte, al tener acceso a información filiatoria, de salud, antecedentes policiales, datos históricos de viajes del pasajero -entre otros- las agencias migratorias y de seguridad pueden hacer un análisis de riesgo más minucioso con anterioridad al viaje de manera de que el pasajero pueda pasar los controles aeroportuarios de una forma mucho más expeditiva y eficaz. Este sistema viene a romper el mito que establecía que facilitación contradice a seguridad.

Tecnologías emergentes para lograr el cambio de paradigma Para poder soportar esta iniciativa, la conjunción de cuatro diferentes tecnologías posibilita que el KTDI pase de ser un mero concepto a una realidad.

Blockchain. Esta tecnología, popularizada por una de sus aplicaciones -el Bitcoin-, permite que la información se almacene en forma distribuida a través de nodos interconectados entre sí en los cuales no existe ninguna autoridad que tenga control sobre la red. Esta “cadena de bloques” asegura por su naturaleza, que los datos sólo pueden ser agregados a la cadena, sin posibilidad de alterar o eliminar un dato antiguo. Estos bloques están continuamente replicados en todos los nodos de la red haciéndola virtualmente imposible de sufrir ciberataques.

Criptografía. Gracias a algoritmos de criptografía asimétricos basados en claves públicas y privadas, la información está protegida dentro de la blockchain asegurando que sólo el destinatario legal de un dato sea capaz de decodificarlo.

Biometría. Esta tecnología convierte mediante modelos matemáticos los datos físicos de una persona, tales como reconocimiento de huellas dactilares, iris ocular, parámetros faciales, etcétera, los cuales son almacenados y procesados a fin de ser comparados cada vez que sea necesario identificar a un pasajero.

Mobile. Los dispositivos móviles permiten a los pasajeros llevar consigo la información de su identidad digital para ser compartida cuando le sea requerida.

El Covid-19 y el KTDI

El cambio inmediato que probablemente veremos en los procesos de viajes cuando se reanuden las operaciones será una tendencia al “touchless travel”, es decir, que el pasajero evite tocar nada desde que ingresa al aeropuerto hasta que está sentado en el avión. Aún con los protocolos sanitarios más estrictos, el intercambio de pasaportes, boarding passes, etcétera, seguirá representando un riesgo de infección tanto para el pasajero como para el personal.

En este contexto, el KTDI podrá cumplir un rol fundamental. Si bien existen otras iniciativas, tales con One ID de IATA o Identity for Development, todas ellas deberán estar integradas bajo un único esquema estándar y global. Sólo así se logrará la tan anhelada combinación de facilitación y seguridad.

Dejá un comentario