Ingresos de los ocupados cayeron 6,2% en el 1°T

30 de junio, 2020

La pobreza EMAE canasta subirá a 32% ACTIVIDAD INDEC

El Indec difundió ayer el informe sobre la evolución de la distribución del ingreso correspondiente al primer trimestre de este año. Del mismo se desprende que entre enero y marzo el 60% de la población ocupada ganaba hasta $ 29.000 y que el ingreso promedio per cápita de la población, más allá de si está ocupado o no, fue de $19.916.

En base a ello, durante el primer trimestre del año casi un cuarto de los trabajadores del país eran pobres. Los datos indican que, tal como era previsto, los ingresos de los trabajadores ocupados tuvieron variaciones negativas en términos reales. Los datos indican que estos presentaron una caída de 6,2% respecto al mismo período del año pasado. De esta manera, desde 2018 acumulan una contracción de 20%.

No obstante, estos datos aún no reflejan el impacto negativo de la cuarentena, el cual se conocerá en el informe correspondiente al segundo trimestre del año, que el organismo estatal de estadísticas difundirá en septiembre próximo.

El segmento más afectado del último año fue el de los ocupados de ingresos medios. Según los datos oficiales, sobre este grupo se registró una pérdida real de 7,6% respecto al mismo período de 2019 y una baja de 20,9% en relación a 2018. En los dos últimos años, los más perjudicados fueron los de ingresos bajos: mientras tuvieron una caída real de 6,1% frente a 2019, respecto a 2018 la baja fue de 22,4%.

En el caso de los sectores de ingresos altos, la contracción real de ingresos fue de 5% en comparación con el mismo período del año pasado y de 18,1% respecto al mismo trimestre de 2018, siendo así el sector menos afectado. De todas formas, los datos del Indec confirman que, aunque en diferentes niveles, la caída del salario real afectó a todos los trabajadores.

“El mercado laboral está pasando facturas de los más de dos años sin crecimiento”, indicaron desde el Centro de Economía Regional y Experimental (Cerx), que en un informe señalaron que estos datos confirman que el ajuste en el mercado laboral desde 2018 no fue tanto por cantidad, sino por precios y, por lo tanto, calidad.

De acuerdo con los datos del Indec, la pérdida de ingresos reales se sintió algo menos entre los asalariados, que perdieron 2,1% en el último año y 18,1% en los dos últimos años. Entre estos trabajadores, tanto los segmentos medios como los bajos, cayeron casi por igual.

Dentro de los asalariados, los informales, como es esperable, fueron los más afectados. En este subgrupo, la pérdida de ingresos anual fue de 4,2% y de 18,4% en dos años. En cambio, los asalariados formales, si bien también perdieron ingresos, lo hicieron en menor medida: 1,3% en un año y 16,8% en dos. “Claramente hay un mayor salto hacia el empleo informal”, afirmó Cerx.

“La economía para crecer necesita de ingresos fuertes. Pero recuperarlos dependerá de qué tan rápido se pueda reactivar el sector productivo, mejorando al mismo tiempo su rentabilidad, lo que demandará en estas condiciones bajar costos y mejorar la productividad”, indicó la consultora.

En ese sentido, señaló que por ahora el panorama macroeconómico luce bastante negativo, teniendo cuenta que durante abril la economía se desplomó 26,4% interanual, según informó ayer el Indec, y durante los primeros cuatro meses del año acumula una caída de 11%.

Dejá un comentario