Guzmán no quiere cambiar la letra chica y el “Indenture” traba el canje

24 de junio, 2020

El ministro de Economía, Martín Guzmán, participó hoy a la tarde de una conferencia virtual organizada por el Council of the Americas (COA) y la Americas Society (AS), y la reestructuración de la deuda fue uno de los temas centrales. El webinar, del que también participó el embajador ante la Casa Blanca, Jorge Argüello, fue moderado por la titular del COA, Susan Segal.

Tal como vienen alertando en el mercado, las diferencias que persisten con los bonistas menos cooperativos son financieras, pero también legales. En concreto, AdHoc y EBG (los más duros) piden mantener el Indenture (el contrato, en criollo) de los bonos de 2005 en todos los nuevos bonos para sentirse más protegidos. El Indenture 2005 haría más dificultoso para Argentina que haga un proceso de “redesignation”. Por ese proceso se habilita a excluir series de bonos ex post en el cómputo de las mayorías e ir canjeando series una por una. En el mercado se llama la estrategia “PacMan”. Si bien Guzmán no dijo que esa a iba a ser su hoja de ruta, en el mercado, y más con Argentina, siempre son precavidos.

Sobre eso habló Guzmán ayer y, aparentemente, no se mueve de allí. “Los términos legales que propuso el grupo Ad Hoc son imposibles de cumplir”, advirtió con dureza y sostuvo que Argentina solo va a comprometerse “con los términos contractuales que reciban el aval del G20, el FMI y la comunidad internacional”. Resta ver si Guzmán no se moverá de su oferta legal y/o si los acreedores ceden en se punto. La “letra chica”, advierten en el mercado, es hoy el gran escollo.

Por otro lado, resta saber si Guzmán potenciará la oferta financiera: la otra pata de la mesa. Las puntas se han acercado, es cierto, pero aún hay US$ 8,5 de diferencia con los más duros. Es menos que antes, pero no es poco.

Los incentivos siguen alineados para un acuerdo y hay diálogo, pero hay diferencias, no hay tanto tiempo (el límite del 24 de julio parece ser el último) y, por momentos, unos y otros parecen hablar otro idioma.

 

Dejá un comentario