FMI: América Latina, la más afectada por el Covid-19

25 de junio, 2020

america latina mapa

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía global caerá 4,9% en 2020 y en el 95% de los países se verificará una reducción del ingreso per cápita. Está claro de que el mundo saldrá de la pandemia con menos actividad económica, con pérdida de empleos, con más endeudamiento y con sociedades empobrecidas.

Pero los promedios ocultan notables diferencias entre los distintos países. Entraron a esta crisis en diferentes situaciones y, por eso, la recuperación demorará más en algunos casos que en otros.

En la zona euro, por ejemplo, se prevé que Alemania tenga una contracción de 7,8% mientras que Francia, Italia y España caerían más del 12%.

A su vez, mientras las economías avanzadas se achicarían el 8%, las emergentes sólo lo harían el 3%, incluso con China creciendo el 1%. En la misma línea, el Banco Central Europeo estima que el PIB de la zona euro caerá 8,7% en 2020 y que crecerá 5,2% en 2021 y 3,3% en 2022, cuando recuperará el nivel previo a la pandemia.

Para el mundo pospandemia, el FMI llama la atención sobre el aumento de la deuda en la que incurrieron todos los países para alcanzar niveles con relación al PIB que nunca se habían registrado.

Reducir el peso de la deuda será uno de los grandes desafíos de la pospandemia que deberán enfrentar los gobiernos. El mejor camino para lograrlo sería a través de un fuerte crecimiento de las economías, lo que no parece fácil de lograr en un mundo más cerrado. Una alternativa poco virtuosa se produciría en el caso de que haya una suba fuerte de la inflación que licúe pasivos. El tercer sendero sería el de atacar el frente fiscal modificando las estructuras de gastos e ingresos públicos, recortando erogaciones superfluas y ampliando la base de los que tributan.

Pero tampoco será sencillo de concretar porque habrá muchos sectores que necesitarán la asistencia del Estado por bastante tiempo. Y por eso las situaciones fiscales tardarán en normalizarse y podrán obligar a las agencias calificadoras a tener parámetros más flexibles para determinar el acceso al crédito.

Si bien los problemas que enfrentarán los países serán similares, no cabe pensar en un incremento de la coordinación global para resolverlos porque habrá una economía global más cerrada con aliento a la producción nacional dado lo riesgoso que demostró ser, para algunas actividades, depender de la provisión externa de algunos insumos.

Para el FMI, América Latina caería 9,4% en 2020 y tendría una recuperación lenta ya que sólo crecería 3,7% en 2021. En el caso de Argentina, la contracción de este año sería de 9,9%, por lo que estaría en línea con una región que sería la de peor desempeño económico en el mundo. El agravante criollo es que viene de dos años de caída del PIB.

De todas maneras, el escenario que viene no será particularmente grave para Argentina. Uno de sus rasgos será que se desarmarán algunas cadenas de valor globales, pero como el país participa poco de de ellas, no sufrirá un gran impacto. Además, los precios de las materias primas que tienen mucho peso en la oferta exportadora de Argentina, se mantendrán relativamente altos. Podrían caer las cotizaciones de algunas commodities, pero no las de origen agropecuario.

En ese contexto, Argentina enfrenta el mundo pospandemia con los mismos desafíos que los demás países, pero con algunos datos que lo harán menos hostil para sus intereses.

***

La OPS advierte

Casi la mitad de todos los casos de Covid-19 del mundo están en América y los números siguen aumentando, dijo ayer la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne. Hasta el 23 de junio, había más de 4,5 millones de casos y 226.000 muertes en el continente, dijo la funcionaria en una reunión informativa virtual desde Washington. Según la funcionaria, los casos de Covid-19 en América Latina y el Caribe se han triplicado desde los casi 690.000 casos de finales de mayo a más de 2 millones actualmente, con Brasil en la triste delantera

Dejá un comentario