Fernández endurece los controles en el AMBA

18 de junio, 2020

Fernández Kicillof Santilli

El presidente Alberto Fernández recibió ayer en la residencia de Olivos al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, para realizar un seguimiento de la situación de la pandemia de coronavirus en el Área Metropolitana.

El encuentro tuvo como objetivo coordinar los detalles específicos de las decisiones a adoptar con respecto al aislamiento en la CABA y en el conurbano bonaerense, cuando restan 10 días para que venza el plazo de la cuarentena.

Santilli concurrió en representación del Gobierno porteño, después de que asesores médicos de Horacio Rodríguez Larreta recomendasen restringir sus actividades públicas ante el resultado positivo que tuvo el análisis de María Eugenia Vidal.

Desde el inicio de la pandemia, la principal preocupación ha sido el AMBA, donde se concentra el mayor número de los contagios. Además, las últimas decisiones de flexibilizaciones adoptadas por Larreta han traído ruido en la relación con Kicillof.

Ayer, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, aseguró que con este ritmo de contagios, el sistema sanitario se saturaría en un mes y medio. Las camas de terapia intensiva en el conurbano, ya superan el 50% de ocupación. Es por eso que Fernández (quien ayer recibió la recomendación de restringir al máximo posible el contacto interpersonal) convocó a representantes de ambos distritos para coordinar el trabajo territorial. En la rovincia continúan observando de reojo el accionar de Larreta y son varios los funcionarios bonaerenses que aseguran que el aislamiento podría  regresar a su fase más dura.

El lunes, el ministro de Salud, Ginés González García coordinó un encuentro con sus pares de provincia y Ciudad. Allí, se puso especial énfasis en el transporte. Las alarmas se encendieron cuando comenzaron a circular fotos, fundamentalmente de trenes en donde los pasajeros viajaban en espacios reducidos. Es por eso que finalmente ayer, se decidió que solo los trabajadores esenciales puedan viajar en transporte público, y la medida entrará a partir de hoy a la medianoche en vigencia.

“Tenemos que bajar el nivel de tránsito para bajar los contagios. Hoy (ayer) tuvimos una mirada común en la reunión que mantuvimos con Santilli y Kicillof”, señaló el mandatario en una entrevista concedida ayer por la noche.

En ese contexto, fuentes del Gobierno bonaerense le indicaron a la agencia NA que “la regla en Provincia es simple: cuando los casos crecen tiene que haber más aislamiento y cuando hay dos zonas que tienen diferente circulación no mezclarlas”, explican y agregan: “Se habla de a más contagio, menos movilidad. Ser más estrictos en los controles es una de las variables”.

El Presidente ayer volvió a hacer hincapié en el esfuerzo que está realizando el Estado. “El problema no es la cuarentena, sino la economía”, ya que “los  ciudadanos prefieren preservarse, quedarse en su casa y consumir menos” y asumió que el problema que genera es en “los comercios”, que no logra reactivarse en el AMBA.

También se refirió al caso Vicentin, y expresó estar “abierto” a nuevas modalidades para “recuperar” la empresa.

Dejá un comentario