Estiman que el IPC de mayo fue de 1,5% y que se acelerará en junio

3 de junio, 2020

indec

 

A pesar de la enorme emisión monetaria que está llevando adelante el Banco Central, la inflación sigue retenida, avanzando de a poco. Esto se da en un contexto de recesión y parálisis de la actividad en gran parte de la economía en el marco de la cuarentena, a lo cual se suman otros factores como los fuertes controles de precios, además del tipo de cambio oficial casi anclado y el congelamiento de tarifas y combustibles.

 

A la espera del dato oficial por parte del Indec, que lo dará a conocer el jueves de la próxima semana, las consultoras privadas que miden el Índice de Precios al Consumidor (IPC), coinciden en estimar que durante el mes pasado el nivel general se ubicó en torno al 1,5%. De confirmarse este dato, la inflación del mes pasado se habría mantenido en exactamente el mismo nivel registrado en abril por el organismo estatal estadístico (1,5%).

 

“Mayo se separa en dos: durante la primera quincena la inflación fue muy baja, muy parecida a la de abril, mientras que durante la segunda mitad del mes la inflación volvió a acelerarse. La semana pasada la vimos arriba de 1%”, indicó ante El Economista Luciano Cohan, director de la consultora Seido, que según su medición el IPC del mes pasado cerró en 1,6%.

 

De acuerdo con el especialista, el nivel general del mes pasado fue muy bajo, pero en base a la aceleración de los precios verificada durante las últimas semanas se espera en junio la inflación crezca considerablemente y se ubique en valores más cercano al 3%.

 

“Y eso todavía no tiene el impacto inflacionario que posiblemente tengan las medidas que anunció el jueves pasado el Banco Central, mandando a los importadores a operar en contado con liquidación y cerrándoles el MULC (Mercado Único y Libre de Cambios), que eso sin dudas va a tener algún impacto inflacionario sobre los productos dolarizados”, señaló. En tanto, el nivel general en la medición de Ecolatina arrojó 1,5% para el mes pasado. El director de esta consultora, Federico Moll, señaló que en gran parte este número está explicado por una situación económica muy compleja por la que atraviesa el país e indicó que que esta misma situación genera dudas respecto a la evolución futura de la inflación.

 

“No vemos un escenario de desinflación en los próximos meses, una vez que la situación se normalice. Creemos que es probable que la misma situación macroeconómica que explica los bajos números de hoy, explicará los números altos de mañana. Detrás de todo esto hay un exceso de oferta monetaria que se canaliza a través del mercado cambiario y que presiona sobre el mismo, y creemos que va a tener algún tipo de repercusión”, afirmó Moll en diálogo con El Economista.

 

Moll coincide en que durante el mes en curso debería haber una aceleración y hace referencia también a las últimas políticas implementadas por el Banco Central. “Aunque si la cuarentena continúa durante todo junio con el nivel de exigencia que tiene hoy, especialmente en la zona del AMBA, es probable que eso que está tirando la inflación para abajo continúe y en ese marco no debería haber aceleración”, aclaró.

 

El especialista remarcó que es un momento muy complejo para hacer proyecciones de inflación, porque además la misma depende muy estrechamente de la política cambiaria que lleve adelante el Banco Central y “en eso no han demostrado poder ser leídos fácilmente”. “Lo que esperamos, que nos parece razonable en este contexto, es que aceleren un poco el ritmo de depreciación y entonces la inflación tenga algún push”, estimó.

 

Moll no prevé que habrá un salto cambiario, pero sí un deslizamiento del tipo de cambio un poco más rápido que el que se está observando en este momento, lo cual tendría algún tipo de impacto sobre los precios minoristas. En ese marco, Ecolatina proyecta una inflación para este año entre el 45% y 50%, más allá de los números bajos de este contexto.

Dejá un comentario