En mayo, la recaudación tributaria cayó 22% real: descuentan que la baja seguirá

3 de junio, 2020

pesos inflación mmt

 

Tal como se esperaba, en el marco de la parálisis de gran parte de la actividad por la cuarentena, la cual se extendió durante todo el mes pasado, la recaudación tributaria en mayo se mantuvo en niveles muy bajos. Luego de los malos desempeños registrados durante los primeros meses del año, previos a la pandemia, la recaudación de mayo fue apenas un poco mayor a la registrada en abril.

 

Según informó ayer la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), durante el mes pasado los recursos tributarios totalizaron $ 499.535 millones, lo que significó un incremento nominal de apenas 12,4% respecto a lo recaudado durante el mismo mes del año pasado. Presumiendo que la inflación de mayo se ubicó en torno a 1,5%, se estima que en términos reales la recaudación del mes pasado presentó una caída de alrededor de 22%.

 

De esta manera, durante los primeros cinco meses del año los recursos tributarios acumularon un monto de $ 2,3 billones, lo que significó un incremento de 28,3% respecto al mismo período del año pasado, lo que implica una variación de 15% por debajo de la inflación, profundizando así el rojo interanual acumulado durante los meses anteriores.

 

El organismo que conduce Mercedes Marcó Del Pont justificó que el mal desempeño del mes pasado por la caída en el nivel de actividad asociada a las medidas de aislamiento social. Dicha caída de la actividad se vio reflejada sobre todo en el IVA, que registró una variación nominal de sólo 3,6% respecto al mismo mes de 2019, mientras que los ingresos provenientes del impuesto a las Ganancias mostraron un alza nominal de 9,5% interanual.

 

Así, el IVA mantuvo el muy mal desempeño que viene registrando durante los últimos meses. En términos reales, el descenso de este tributo se ubica alrededor de 28% en la comparación interanual, siendo así un desplome mucho más profundo respecto al nivel general. Entre enero y mayo, este impuesto acumula un alza nominal de 23,9% interanual y promedia una baja interanual de 22% en términos reales.

 

“Lo más llamativo fue el desempeño en Derechos de Exportación, que tuvo una caída nominal de más de 35% respecto a mayo de 2019, a pesar de la suba de alícuotas y del ajuste del tipo de cambio entre hace un año y ahora. Entonces, la caída de este tributo en términos reales es mucho más profunda. Y estos son recursos que van totalmente a la Nación, cuya recaudación es inferior a la general”, indicó Gabriel Caamaño, director de la consultora Ledesma, en diálogo con El Economista.

 

En ese sentido, el especialista señaló que los ingresos de la Nación de mayo serán similares a los registrados durante abril, que se combinará con un gasto público que en su momento se verá si se estabilizó o si se aceleró, lo cual ampliaría aún más el déficit fiscal primario, luego del rojo primario de casi $ 229.000 millones registrado en abril.

 

“Vamos a un déficit fiscal primario de entre 5 y 6 puntos del PIB, financiado 100% con emisión monetaria. Esperemos que no haya que intentar nada nuevo de lo que ya hay. El balance de financiamiento monetario de 2020 era de 7 puntos y ya estamos en entre 5 y 6 puntos de primario, más la necesidad de financiarse en pesos, por lo que ya estamos al límite”, advirtió el especialista.

 

 

Hacia adelante

 

De acuerdo con los analistas, durante los meses siguientes la recaudación tributaria permanecerá mostrando un desempeño muy negativo debido al desplome de la actividad como consecuencia de la cuarentena, la cual se prolongó más de lo esperado inicialmente. “A esto se suma también un empeoramiento en los resultados del comercio exterior, que tampoco logra traccionar positivamente en el total recaudado”, señaló LCG.

 

“Resulta indudable que los ingresos tributarios continuarán afectados a causa de la disrupción en la actividad por el coronavirus en los meses siguientes. Los impuestos asociados a la actividad (IVA, Impuesto al Cheque, Ganancias, Derechos de Importaciones, etc.) mostrarán mayor debilidad en el corto plazo junto con los ingresos por Seguridad Social”, estimó la consultora ACM.

 

Asimismo, de acuerdo con el análisis, el resto de los tributos también se verán afectados en distinta medida tanto en el corto plazo como en el mediano plazo. No obstante, esta consultora evitó realizar estimaciones cuantitativas debido a la actual coyuntura.

 

Por su parte, LCG afirmó en un informe difundido ayer que espera que la recaudación tributaria no muestre un buen desempeño durante este año, ubicándose por debajo del índice general de la inflación y arrojando una caída de casi tres puntos del PIB.

Dejá un comentario