El pico no llegó en América Latina y podrían haber “brotes recurrentes” por 2 años

24 de junio, 2020

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, dijo el miércoles que espera que la cifra de casos de coronavirus en todo el mundo llegue la semana próxima a los 10 millones desde los actuales 9,3 millones.

Según Reuters, Tedros dijo en una rueda de prensa que respaldaba la decisión de Arabia Saudita de evitar que viajeros del exterior asistan al peregrinaje anual del haj, a fin de limitar la propagación del virus.

Añadió, además, que la OMS está ayudando a muchos países con dificultades para obtener concentradores de oxígeno, dispositivos que pueden ayudar a mejorar el flujo de oxígeno en pacientes de Covid-19 con deficiencias respiratorias. “La demanda está superando a los suministros”, sostuvo.

El doctor Mike Ryan, jefe del programa de emergencias de la OMS, dijo que en muchas naciones de América la pandemia no ha llegado a su nivel álgido, y que “aún es intensa”, especialmente en Centroamérica y Sudamérica. “Yo diría que la situación aún se está desarrollando, sin haber alcanzado el pico todavía, y probablemente esto resultará en números sostenidos de casos y muertes en las próximas semanas”, dijo Ryan.

Muchos países de la región han experimentado incrementos de entre el 25% y el 50% de contagios en la última semana, afirmó Ryan.

Brasil registró ayer hoy el segundo mayor número de casos diarios de coronavirus desde el inicio de la pandemia, con 42.725 infecciones, lo que lleva el total del país a 1.188.631, dijo el Ministerio de Salud. Además, registró 1.185 fallecimientos para llegar a un total de 53.830.

La cantidad de personas enfermas con el nuevo coronavirus en Latinoamérica se ha triplicado en el último mes y si bien existen perspectivas para el desarrollo de una vacuna que pueda contener la pandemia, en los próximos dos años habrá nuevos brotes, advirtió la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En mayo, la región se convirtió en el foco de la pandemia a nivel internacional, pero desde entonces los casos en Latinoamérica se triplicaron de 690.000 a más de 2 millones, dijo Carissa Etienne, la directora de la organización.

Según Associated Press (AP), Etienne dijo que ahora los países están bajo presión para suavizar las restricciones por motivos económicos y políticos, aún en momentos en que la transmisión sigue acelerándose en ausencia de un tratamiento efectivo o una vacuna.

“Esperamos que en los próximos dos años en la región de las Américas experimentemos brotes recurrentes de COVID-19, que podrían alternarse con períodos de transmisión limitada”, advirtió Etienne tras instar a los gobiernos a dejar de lado las diferencias políticas y unirse para enfrentar la pandemia. “Tenemos que ser realistas sobre el futuro”, aseguró.

 

 

Dejá un comentario