El PIB bajó 5,4% en el 1°T y la caída en 2020 sería mayor a 10%

24 de junio, 2020

La pobreza EMAE canasta subirá a 32% ACTIVIDAD INDEC

El Indec informó ayer sobre la variación de la economía representada en el Producto Interno Bruto (PIB) durante el primer trimestre del año. Según el organismo, entre enero y marzo la economía presentó una contracción de 5,4% respecto al mismo período del año pasado y una baja de 4,8% en comparación con el trimestre anterior. En tanto, la tendencia ciclo es negativa en 1,6%.

De acuerdo con los economistas, el dato está dentro de lo esperado teniendo en cuenta los números arrojados a finales de mayo por el organismo estadístico mediante el Estimador Mensual de la Actividad Económica (Emae), el cual expuso exactamente las mismas variaciones mensuales e interanuales para el período comprendido entre los tres primeros meses del año.

Los datos muestran que las mayores incidencias negativas para el trimestre en la comparación interanual se registraron en los sector la Industria manufacturera (-0,97 puntos porcentuales); el comercio mayorista, minorista y reparaciones (-0,79 puntos porcentuales); y en la construcción (-0,68 puntos porcentuales). En el análisis respecto a la demanda se observaron reducciones en todos los componentes en términos interanuales: consumo privado (-6,6%), consumo público (-0,7%), formación bruta de capital fijo (-18,3%) y exportaciones (-4,7).

“Si bien el primer tramo de la cuarentena tuvo un impacto negativo fuerte, se estableció recién a finales de marzo. Así que el segundo trimestre será peor porque tiene el impacto pleno de la cuarentena. Para colmo de males, el segundo trimestre es el que mayor peso tiene en el año”, explicó ante El Economista Gabriel Caamaño, director de Ledesma.

En base al ritmo de caída, Caamaño prevé que este año la contracción del PIB estará en la zona de los dos dígitos. “Entre más larga sea la cuarentena, peor va a ser. Si bien está muy de moda el debate sobre la pandemia y la cuarentena, es cierto que aún sin cuarentena hubo un impacto, pero es igualmente innegable que ese impacto en lo económico se amplifica con las medidas de aislamiento social obligatorio”, afirmó. Matías Carugati, director ejecutivo de la consultora Seido, coincidió en que “el problema mayor es lo que está por venir”. “Se han relajado muchas restricciones por el lado de la oferta agregada, aunque hay firmas que cerraron de forma permanente o están por hacerlo debido a falta de ingresos. A medida que pase el tiempo, va a ir quedando más en claro este problema. Pero, sobre todo, la severa contracción de la demanda agregada”, indicó.

El economista prevé que la pérdida de ingresos en los hogares y los cambios en los patrones de gastos, a causa de la incertidumbre, van a mantener la demanda muy “fría”. “Por eso, no estamos esperando una recuperación robusta. Al contrario, pensamos que esta dinámica va a ser débil y lenta, con muchos riesgos en el camino”, advirtió en diálogo con El Economista.

Carugati estima que para todo 2020 habrá una contracción de 10,4% del PIB. No obstante, aclara que esta proyección está sujeta a que no se implementen más extensiones o endurecimiento de la cuarentena (lo cual, según trascendidos, lo más probable es que suceda) y a que no se presente algún salto abrupto en el tipo de cambio oficial.

En tanto, con estimaciones muy similares, desde la consultora LCG esperan que este año la actividad económica se contraiga 11%, evidenciando su mayor caída durante el segundo trimestre (-16% interanual). “Esto se debe a que es durante estos meses donde se concentró el aislamiento obligatorio, impidiendo el correcto funcionamiento en la mayoría de los sectores”, sostuvieron en un informe.

“La reactivación de la actividad dependerá en última instancia de cuál sea la extensión de la cuarentena y cuál el grado de flexibilización determinado por el Gobierno en los próximos meses. Si bien algunos indicadores líderes comenzaron a mostrar un rebote en algunos sectores, esperamos que el nivel de la actividad se ubique 8% por debajo de inicios de año”, estimaron, al tiempo que resaltaron que el principal desafío estará en encontrar un sendero de crecimiento más allá del rebote por la crisis.

Dejá un comentario