El Gobierno considera “una prioridad absoluta” el combate de la pesca ilegal

26 de junio, 2020

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Carlos Liberman, aseguró hoy que el gobierno nacional considera “una prioridad absoluta” el combate de la pesca ilegal en el Mar Argentino y afirmó que en la actualidad se lleva adelante un “control muy férreo” en la Zona Exclusiva Económica (ZEE).

“Cuando nosotros llegamos consideramos al combate de la pesca ilegal como una prioridad absoluta. Así reforzamos de una manera muy marcada la presencia argentina, tanto con buques de la Prefectura como de la Armada y con vuelos diarios y sistemáticos para controlar nuestra ZEE”, aseguró en diálogo con Télam.

El funcionario explicó las reformas previstas en la Ley Federal de Pesca que el Poder Ejecutivo enviará para su discusión en el Congreso.

“Está sobreestimada la pesca ilegal. En Argentina por parte de barcos extranjeros solo se da en aguas de Malvinas, porque son nuestras aguas y los barcos que están pescando en esas aguas lo hacen ilegalmente. Esa es la pesca ilegal que afecta a la Argentina”, señaló.

Liberman adelantó que piensan modificar los montos de las multas que hoy oscialan los $ 10 millones y anunció un nuevo plan con tres dimensiones:

“En primer lugar, lo que tiene que ocurrir es que la totalidad de los gastos en los que incurre el Estado para capturar un buque que ingresa ilegalmente en nuestra ZEE deben ser cubiertos por el barco capturado, pero no en concepto de multa. El segundo concepto ya esta previsto en la Ley y se va a mantener, que es que todo lo que tenga en bodega del barco ilegal va a ser decomisado o bien el infractor va a tener que depositar a favor del Estado nacional el importe al que equivale eso que tiene en bodega”, sostuvo.

Y agregó: “Lo tercero que ocurre es la multa. En el nuevo proyecto de Ley, el mínimo va a pasar a ser un monto equivalente al precio de 500.000 litros de combustible o unidades pesca. A valores de hoy eso implicaría un mínimo de $ 25 millones, mientras que el máximo va a ser de 3 millones de litros, que a plata de hoy son $ 150 millones. Si el combustible aumenta, se actualiza la multa”.

También puntualizó que la pandemia de coronavirus afectó a la actividad pesquera argentina en una baja de la demanda internacional y la consecuente caída en los precios.

“La pandemia produjo, como en todas las actividades económicas, un gran impacto. A raíz de las restricciones que fueron dando en las principales ciudades del planeta, como cierre de hoteles y restaurantes, algunos de nuestros productos, sobre todos los más premium como el langostino congelado, registraron una caída en la demanda muy marcada, porque van a esos establecimientos. Una baja en la demanda que llevó el precio muy abajo, el más bajo desde que tenemos registros. Hace un año y medio el precio estaba por arriba de los US$ 7.000 por tonelada, hoy está en US$ 4.700. La merluza tuvo una baja que osciló en un 10%. En el calamar no hubo impacto, inclusive hubo una pequeña suba. Pero en las otros dos recursos hubo una caída en la demanda y de precio muy significativa que afecta a la actividad”.