El déficit fiscal se multiplicó por diez en un año: en mayo, el rojo primario fue de $251.287 M

23 de junio, 2020

pesos inflación mmt

Durante el quinto mes del año y el segundo completo en cuarenta (con algunas flexibilizaciones), el déficit fiscal continuó aumentando fuertemente, tal como era previsto. Así lo confirmó ayer el Ministerio de Economía, que al difundir los datos del resultado fiscal del Sector Público Nacional (SPN) expuso que en mayo los ingresos fueron de $ 328.121 millones, mientras que el gasto totalizó $ 579.407,5 millones, por lo que el déficit fiscal primario fue de $ 251.287 millones.

De acuerdo con los datos oficiales, la variación de los ingresos totales del mes pasado implicó un incremento nominal de 2,4% respecto a mayo de 2019, mientras que el gasto primario presentó una caída de 96,8% en términos nominales respecto a las cifras registradas doce meses atrás.

“Este comportamiento de los recursos está explicado por los efectos contractivos del ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) sobre los volúmenes de producción, consumo, inversión y comercio exterior”, justificó la cartera económica. “El impulso del gasto primario está explicado casi en su totalidad por las transferencias corrientes, las prestaciones a la seguridad social y la inversión pública de capital”, afirmó.

De esta manera, el déficit fiscal primario se multiplicó casi por diez en la comparación interanual. Según los datos, en mayo del año pasado se había registrado un superávit primario de $ 25.974 millones, por lo que comparado con el resultado fiscal de mayo de 2020 el incremento del rojo en términos nominales fue exponencial. Pandemia mediante, por supuesto.

No obstante, desde antes de la crisis por el coronavirus el resultado fiscal primario ya venía siendo negativo. En enero de este año, luego de dos años y medio con resultados positivos en esta variable (desde mediados de 2017), reapareció el déficit primario, lo cual se mantuvo en febrero y se agravó a partir de marzo con la irrupción de la pandemia.

“Hay un deterioro muy fuerte, que en buena parte era esperable. El déficit primario está arriba de dos puntos del PIB, lo que en la comparación interanual implica que se pasó de un superávit de casi 0,2 puntos del PIB durante los primeros cinco meses de 2019 a un déficit de más de dos puntos. El deterioro es de casi 2,5 del PIB”, indicó ante El Economista Gabriel Caamaño, director de la consultora Ledesma.

En ese sentido, el especialista resaltó que apenas van cinco meses del año. “Lo peor en términos de déficit fiscal siempre es al final del año, durante el último trimestre, mientras que el primer semestre siempre es el mejor en ese sentido”, explicó, y a partir de los últimos datos señaló que hay un piso aproximado de 5,5 puntos de déficit primario sobre el PIB para 2020, lo cual remarcó que es demasiado alto.

Hacia adelante, Caamaño remarcó que “está claro” que el déficit primario va a aumentar. “Lo que más preocupa es la persistencia del déficit, por lo cual no hay datos para ser optimistas. La emisión para financiar el déficit fiscal, si bien este año va a marcar un pico, el año que viene va a seguir presente y va a seguir siendo significativa”, advirtió.

En cuanto al resultado fiscal financiero del SPN, la cartera que conduce Martín Guzmán indicó en su reporte mensual que el pago de intereses de la deuda pública ascendió a $ 56.932 millones, por lo que el déficit se ubicó en $ 308.219 millones. Al respecto, Caamaño detalló que hay tres puntos de déficit financiero sobre el PIB, amortiguado por parte de los intereses que el Gobierno dejó de pagar más la apreciación en términos reales.

Transferencias

El Ministerio de Economía resaltó que, en el marco de la emergencia sanitaria, en mayo se financiaron erogaciones de la Superintendencia de Salud y del PAMI por casi $ 12.000 millones. En tanto, las transferencias a las provincias alcanzaron los $ 53.327 millones, explicados por Aportes del Tesoro Nacional (ATN) por casi $ 11.000 millones, refuerzos alimentarios y sanitarios por casi $ 4.500 millones y erogaciones por $ 3.800 millones, destinadas a reforzar las cajas previsionales provinciales no transferidas al SIPA, entre otros conceptos.

Asimismo, las prestaciones a la seguridad social en mayo totalizaron $ 193.767 millones, marcando así un crecimiento interanual de 43,4%. Además, el gasto de capital registró un avance cercano al 30% interanual, explicado por las transferencias de capital para obras de inversión y asistencia para la construcción de hospitales modulares más la inversión real directa, que tuvo incremento interanual de 22,2%.

Dejá un comentario