Vuelve la deuda en dólares para retener a Pimco y evitar que vuele la brecha

17 de junio, 2020

“En los últimos meses se han logrado avances significativos en la normalización del mercado de deuda pública en moneda nacional, lo que ha permitido recuperar la capacidad de financiamiento del Tesoro, sentar las condiciones para el desarrollo del mercado de capitales y generar instrumentos de ahorro con tasas reales positivas y sostenibles”, señalaron ayer desde el Ministerio de Economía.

“Sin embargo, todavía convive en este mercado un universo de tenedores externos de instrumentos en pesos, cuyas estrategias y mandatos de inversión no son compatibles con las características estructurales del mismo, lo cual puede generar condiciones de inestabilidad financiera y macroeconómica”, detallaron. “Son inversores que vinieron a hacer carry-tarde en el Gobierno previo y piensan en dólares”, graficaron cerca de Guzmán ante El Economista. “La curva de pesos está infectada”, agregan. “El bono Pimco”, lo llamó el mercado en alusión al big player de renta fija que tiene la porción más grande del Botapo (TJ20), un bono que vence el lunes y debe pagar $130.000 millones. Son casi US$ 2.000 millones y se trata de la mayor exigencia en pesos del calendario. El problema, precisamente, es que hará Pimco cuándo pasa por ventanilla. Y, sí, irse vía el Contado Con Liqui (CLL) es la mayor posibilidad. Y si lleva a la brecha, hoy contenida con fórceps, a las alturas.

Así lo admiten en el equipo del secretario de Finanzas, Diego Bastourre. “Un desarme de dichas posiciones, como quedó evidenciado en el año 2018 con  las Letras del BCRA (Lebac), genera una externalidad negativa sobre la curva  de instrumentos en pesos al tiempo que incrementa la volatilidad cambiaria y financiera”, señalaron.

Eso será lo que se buscará evitar. En el lenguaje oficial, “su intención de no permanecer en este segmento, requiere diseñar e implementar una solución definitiva e integral”. A tal fin, “se ejecutarán licitaciones programadas de instrumentos de deuda pública denominados en moneda extranjera, con idénticas características a los que se pondrán a disposición en el canje de  deuda en dólares bajo Ley Local, para que dichos tenedores puedan utilizar sus tenencias de instrumentos en pesos como mecanismo de pago y suscripción”. Los bonos en pesos serán tomados a valor técnico y la suscripción será por subasta. Serán tres títulos por un total de US$ 1.500 millones: se licitarán el 7 de agosto, el 25 de septiembre y el 27 de noviembre. Esas operaciones se reiterarán en 2021.

“Al final del día, cambiaron deuda en pesos por deuda en dólares. Que después que no me vengan a hablar de sustentabilidad”, dijo una voz del mercado ante El Economista, algo molesto con la operación. “Cambiaron  reservas, porque en algún momento habrá que pagarlos, por brecha”, agregó. Otra lo asoció con el canje de la deuda bajo Ley Extranjera. “Pimco juega ahí también, y debe haber pedido una salida de esas posiciones en pesos a cambio”, aventuró otro.

Hoy se anunciará la licitación de instrumentos para refinanciar el Botapo (la licitación arranca mañana): en el Mecon avizoran un roll-over respetable (sobre todo luego del guiño de ayer) y agregan que hay excedente de caja por las dudas, que Bastourre estima en $80.000 millones. Se estoma que serán “bonos puente” para que Pimco se quede, no reviente la brecha y se pueda ir más adelante, o quedarse mirando pero en moneda dura. ¿Aguantará Pimco? En Argentina, puede pasar mucho en poco tiempo.

Dejá un comentario