Un economista estadounidense alentó a los acreedores a que acepten la oferta argentina

18 de mayo, 2020

Mark Weisbrot

Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación Económica y Política, con sede en Washington, y presidente de Just Foreign Policy, manifestó que la Argentina ha presentado “una propuesta razonable para reestructurar su deuda en moneda extranjera con acreedores privados” y alentó a los tenedores de bonos para que acepten la oferta.

 

“Argentina es uno de los muchos países cuya carga de deuda actual es insostenible. Algunos de los principales acreedores rechazaron la oferta inicial del Gobierno, pero sería insensato de su parte obligar a la Argentina a incurrir en impago. Esto podría ocurrir el 22 de mayo, cuando expira un periodo de gracia para los pagos de intereses, o antes si las negociaciones fracasan”, escribió Weisbrot en una columna de opinión en el New York Times.

 

Además, destacó que “en defensa” del país, el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció la imposibilidad del pago de la deuda “por lo menos de febrero”, cuando explicó “por qué no le sería posible a la Argentina reducir su deuda mediante austeridad presupuestaria”.

 

Y agregó que la entidad que encabeza Kristalina Georgieva realizó un análisis en marzo de la situación del país y concluyó “que, de 2020 a 2024, el gobierno argentino no sería capaz de hacer ningún pago de deuda a acreedores privados en moneda extranjera”.

 

“Por consiguiente, el análisis que hizo el FMI de lo que podría ser viable es parecido a lo que propone el presidente argentino, Alberto Fernández”, indicó.

 

Por otro lado, explicó que el caso de la Argentina “es un claro ejemplo de cuán importante es que los gobiernos lleguen a acuerdos sostenibles para liquidar sus deudas, y cuán peligroso es tratar de pagar una carga de deuda que es insostenible”.

 

“De hecho, algunos de estos peligros se materializaron en la Argentina antes de que iniciaran la crisis por la Covid-19 y la recesión mundial: el convenio de préstamo entre el FMI y el gobierno anterior por una cifra récord de 57.000 millones de dólares en 2018 requería de políticas presupuestarias y monetarias más estrictas”, sostuvo.

 

Por esa razón, Weisbrot afirmó que se provocó “tasas de interés exorbitantes, una marcada depreciación del peso argentino y una inflación elevada, así como una deuda externa creciente y la profunda recesión que continúa hasta la fecha”.

 

“Argentina ha presentado una propuesta razonable para reestructurar su deuda en moneda extranjera con acreedores privados. Su oferta más reciente plantea que se pospongan los pagos de deuda durante los próximos tres años, que se extiendan los plazos de vencimiento y que a partir de ahora se reduzcan las tasas de interés de un promedio de alrededor del 7 por ciento al 2,3 por ciento. En principio, es una reducción mínima”, manifestó.

 

Por último, recordó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, declaró que el Gobierno tiene una posición flexible para negociar, siempre y cuando, la deuda sea sostenible a largo plazo.

 

“Los acreedores deben aceptar la realidad de que las cargas insostenibles de deuda sólo engendran crisis peores a la larga. En este momento crucial de la pandemia y la recesión a nivel global, muchas vidas podrían depender de esta aceptación”, concluyó.

Dejá un comentario