Tras el derrumbe inmobiliario, prevén bajas en los precios

27 de mayo, 2020

alquiler

 

El sector inmobiliario viene muy afectado desde antes de la pandemia. De hecho, al inicio de este año el desempeño del sector en cuanto a la cantidad de operaciones de compraventa fue muy grave: enero fue el peor mes de la historia y en febrero el nivel fue bastante similar. Ahora, con las medidas de aislamiento social y la parálisis de la actividad, el sector terminó de desplomarse.

 

Según informó ayer el Colegio de Escribanos de la ciudad de Buenos Aires, durante abril se realizaron sólo siete operaciones de compraventa por un monto de $ 20,7 millones, lo que implicó un derrumbe del 99,7% respecto a las 2.774 escrituras realizadas durante el mismo mes del año pasado.

 

De esta manera, el primer cuatrimestre del año acumuló un total de 4.215 escrituras, lo que significó un descenso de 56,4% en comparación con los registros del mismo período del año pasado, cuando se realizaron 9.682 operaciones de compraventa.

 

En cuanto a la cantidad de compraventas con créditos hipotecarios, el desplome en abril fue total: cero operaciones bajo esta modalidad, mientras que durante el mismo mes del año pasado se registraron 198 y en abril de 2018, aún con el auge de estos créditos, antes de su descenso, se registraron 2.198.

 

Tras el derrumbe inmobiliario, prevén bajas en los precios

 

En tanto, las perspectivas hacia los meses siguientes no son muy alentadoras y se prevén posibles caídas de precios de los inmuebles en dólares. “Ahora es difícil trazar un panorama cierto a futuro sin saber cuándo terminará la cuarentena. El sector ya venía con los peores índices de la historia desde antes de la pandemia y ahora se sumó esto”, señaló ante El Economista Germán Gómez Picasso, fundador de Reporte Inmobiliario.

 

“Es una situación inédita, y para que una vez pasada la cuarentena el sector retome la normalidad en cantidades de operaciones debe haber sí o sí un ajuste en los precios de las propiedades. En los últimos dos años y medio, la devaluación fue del 700% aproximadamente, pero los valores de las propiedades en dólares prácticamente no se movieron”, afirmó el especialista.

 

De acuerdo con Gómez Picasso, una baja de los precios en dólares sobre los inmuebles será necesaria para que aparezca la demanda. Sin embargo, no está seguro de si esto ocurrirá. “Es difícil estimar un porcentaje, pero yo creo que con bajas de más de 30% en los precios aparecerían los compradores”, estimó.

 

En esa misma línea opinó el director ejecutivo de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi), Mariano García Malbrán, que estima que los precios en dólares de los inmuebles podrían caer hasta 40%, aunque considera que lo habitual será de entre el 25% y el 30%. “Tengo la certeza de que los propietarios que necesiten vender sus inmuebles tendrán que ajustar sus pretensiones a valores vinculados al precio del dólar de hoy”, sostuvo.

 

“Tenemos conciencia de la gravedad de los días que vendrán próximamente por la aparición de más casos de Covid-19, por lo que es posible que para el sector inmobiliario el panorama durante el próximo mes sea aún más complejo”, advirtió García Malbrán en diálogo con El Economista.

 

Por otra parte, el ejecutivo destacó que el aspecto positivo del actual contexto es que durante este tiempo adquirió mucha importancia el teletrabajo y por ello las empresas inmobiliarias que cuentan con una plataforma digital de comercialización y de formación de martilleros y de auxiliares inmobiliarios han logrado otorgar valor a los clientes.

 

“En ese sentido, creemos que en los municipios donde se autorizó la concurrencia a las inmobiliarias, quienes hayan trabajado de forma digital podrán marcar una gran diferencia. Sin embargo, la imposibilidad de realizar visitas es un impedimento importante para la concreción de la compraventa o alquiler de un inmueble”, explicó.

 

“También creemos que el sector inmobiliario es un motor de la economía y será fundamental para salir de esta crisis, pero para ello será indispensable el acompañamiento estatal, con la creación de líneas de crédito accesibles y con incentivos o beneficios impositivos para el sector de la construcción e inmobiliario en general”, afirmó.

 

Dejá un comentario