Reunión para reforzar estrategia en el AMBA

21 de mayo, 2020

El presidente Alberto Fernández se reunió ayer en la residencia de Olivos con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar la evolución del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto frente a la pandemia del coronavirus.

 

El encuentro comenzó pasadas las 19 en la residencia de Olivos, donde los funcionarios evaluaron las mejores estrategias sobre cómo seguir en la cuarentena en el Area Metropolitana Buenos Aires, en la que se produce la mayor circulación del virus y el número de contagios es más elevado.

 

El aislamiento social fue iniciado el 20 de marzo y prorrogado en sucesivas oportunidades, con una fase actual vigente hasta el próximo domingo.

 

Antes de la reunión con Kicillof y Rodríguez Larreta, el Presidente mantuvo un encuentro en Olivos con referentes sociales de los barrios populares porteños, quienes acercaron reclamos sobre la situación en los comedores, la falta de agua potable y la necesidad del cumplimiento del protocolo para casos sospechosos, entre otros puntos.

 

Fernández, por su parte, se comprometió a trasladar esos planteos a Rodríguez Larreta, quien asistió a la reunión acompañado por el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, y el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

 

Mientras la provincia de Buenos Aires ya comenzó a abrir algunas ramas industriales, como las automotrices, preocupa la apertura de comercios en la Ciudad, en donde además según dejan trascender, casi la mitad de aquellas personas que trabajan en territorio porteño, provienen del conurbano.

 

Con el encuentro de ayer, el Presidente buscó bajar la tensión entre ambos distritos, y consolidar el eje de trabajo en la región del país que concentra la mayor cantidad de casos.

 

Las tensiones comenzaron días atrás cuando los intendentes e la zona sur del conurbano, comenzaron a quejarse y a tildar de “irresponsable” la actitud de Larreta sobre la apertura de la actividad.

 

En tanto el Presidente, quien mantiene una buena relación con ambos mandatarios, busca hacer equilibrio y que el trabajo coordinado no se rompa.

 

En el encuentro se analizará también la “movilidad y el transporte en el AMBA”, indicaron desde el gobierno porteño. Queda claro que la mayor preocupación por parte de las autoridades (de cualquier color político) sigue siendo el transporte público.

 

Kicillof sostuvo en una entrevista el día martes, que mantenía un diálogo fluido con Larreta y que se encontraban trabajando en al diseño de un protocolo, para medios de transporte. Además del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al encuentro se sumó el ministro de Trabajo, Mario Meoni, y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizotti, mientras por el gobierno boanerense asistió también el ministro de Salud, Daniel Gollán.

 

Por parte de la Ciudad también estuvieron presentes el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el ministro de Salud, Fernán Quirós, y el secretario de Transporte, Juan José Méndez.

***

 

Curiosidades argentinas

 

Es curioso que a algunos sectores políticos pareciera molestarles la cercanía que están mostrando Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta con motivo de la adopción de medidas para enfrentar el coronavirus. Se trata de los que tienen más posiciones radicalizadas tanto en el oficialismo como en la oposición. Uno de los principales activos que tiene Argentina para enfrentar la pandemia es que el Presidente y los gobernadores tienen la misma visión. En otros países federales, las diferencias entre las autoridades de distintos niveles tuvieron consecuencias dramáticas. Así ocurrió en Estados Unidos con el conflicto entre Donald Trump y el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo y en Brasil con la pelea entre Jair Bolsonaro y Joao Doria, gobernador de San Pablo. De todas maneras, la mayoría de la sociedad y de la dirigencia política valora este acercamiento porque de haber tenido posiciones diferentes el Presidente, el jefe de Gobierno de la CABA y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, las consecuencias para Argentina hubiesen sido muy graves. ¿En qué estarían pensando los dirigentes que critican la coordinación metropolitana? En la gente parece que no.

 

Dejá un comentario