Giordano: “La recuperación económica llevará mucho tiempo”

21 de mayo, 2020

 

Entrevista a Osvaldo Giordano Ministro de Finanzas de Córdoba Por Enrique Pizarro 

 

Tal como ha sucedido en otros lugares del mundo, en los que el incremento en los contagios por Covid-19 ha obligado a los gobiernos a dar marcha atrás sobre la flexibilización de las medidas de aislamiento social, esta semana el país tuvo su caso propio. Sucedió en la ciudad de Córdoba, cuyo intendente anunció el lunes pasado la suspensión de las actividades que había habilitado una semana atrás, lo que podría alejar las expectativas de un pronto regreso a la normalidad.

 

En tanto, evidentemente, la situación económica es muy preocupante. En línea con la fuerte caída de la recaudación tributaria nacional que se registró en abril, los recursos tributarios de la provincia de Córdoba durante el mes pasado se desplomaron 23% en términos reales. Teniendo en cuenta el rezago que tienen algunos tributos, con la extensión de la cuarentena durante todo abril, se espera que en mayo la recaudación se contraiga aún más.

 

El Economista dialogó con el ministro de Finanzas de esta provincia, Osvaldo Giordano, acerca del escenario que hoy enfrenta uno de los distritos de mayor magnitud económica del país y sobre el impacto que tendrá en el territorio cordobés la resolución de la negociación de la deuda externa que está llevando adelante el Gobierno. Sobre esto último, el funcionario remarcó la importancia y la necesidad de alcanzar un acuerdo con los acreedores.

 

Ante esta situación, ¿qué medidas está tomando Córdoba para impulsar la economía?

 

Es un contexto tremendamente difícil, de mucha incertidumbre, desde el punto de vista de un gobierno subnacional con herramientas limitadas. En ese marco, la primera reacción que tuvimos fue el lado crediticio. Córdoba tiene una herramienta, su banco público, que ahora se potenció a través de una normativa provincial que le da un aval al banco para ofrecerles crédito a las empresas en el caso de que el Banco Central no logre hacerlo. Esto le permitió tener una capacidad de otorgamiento de créditos mucho más potente que si tuviéramos que someternos sólo al Banco Central. Por el lado fiscal, hay un enorme problema de caída del lado de ingresos. En este contexto, es imposible y además poco recomendable pretender mantener la recaudación. Es entendible que muchos ciudadanos y empresas entren en mora, por lo que hay que evitar forzar situaciones conflictivas cuando lo que se está tratando es que se aclare el panorama. Y esto obliga a que, mientras aumenta el gasto en temas sanitarios y asistencia social, se deba hacer énfasis en la reducción y mayor control de otros gastos para enfrentar la situación.

 

¿Cómo está impactando la marcha atrás de la flexibilización de la cuarentena?

 

La medida afecta a la ciudad de Córdoba y al Gran Córdoba, lo que impacta sobre un sector importante por la generación de empleo, valor agregado, incluso recaudación mediante el comercio. Volver atrás luego de la flexibilización genera serios problemas, en algunos casos dramáticos, para los dueños de estos emprendimientos. En general, la situación en Córdoba es igual que en el resto del país, aunque con marcadas diferencias dentro de la provincia. Al interior de la provincia, sobre todo en las zonas de mayor producción agrícola, el impacto es mucho menor, mientras que el impacto es mucho más fuerte en las grande urbes. Algunas ciudades grandes, aunque no tanto como la ciudad de Córdoba, tal vez están más normalizadas que nuestra capital. Pero no veo nada diferente al resto del país.

 

¿Cuáles son los sectores económicos que se están viendo más afectados en la provincia?

 

En Córdoba, los problemas más serios están en servicios y comercio. Y también el turismo, que es una actividad muy importante en Córdoba y que ante estas restricciones cayó a cero. Algunas empresas de comercio y servicios de alguna manera van paliando la situación: algunos restaurantes, por ejemplo, envían los pedidos por delivery, lo cual obviamente no lo sustituye del todo, pero algo pueden trabajar. Pero en el caso del turismo es mucho más fuerte aún. En el caso de la industria, aunque está afectada por la parálisis, lo está un poco menos.

 

La Nación tiene la “ventaja” de poder emitir lo que considere necesario para cubrir el déficit. De hecho, lo está haciendo. En el caso provincial, puntualmente en el de ustedes, ¿en qué forma se puede contrarrestar esta caída de los ingresos?

 

Es un problema serio el que tenemos. Básicamente, la cuestión es de mucho cuidado en la parte de los gastos. Por ejemplo, gastos en inversión: posponer el inicio de obras. En cuanto a los gastos operativos: controlarlos al máximo. Pero el componente más grande del gasto en la provincia es el de salarios y jubilaciones. Para Córdoba, al igual que otras provincias que tienen caja propia, es un problema serio el tema previsional. El pago de sueldos y jubilaciones de abril se pudo pagar íntegramente, pero con un cronograma más extendido de lo habitual. Ya veremos cómo se enfrenta esto en mayo. Hoy (por ayer) se mandó a la Legislatura de Córdoba un proyecto de reforma previsional que busca contener parte de este gasto. Además, obviamente, se ha recibido asistencia de la Nación a través de ATN (Aportes del Tesoro Nacional) y ahora, aparentemente, también será a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, mediante préstamos.

 

¿Qué cree que debería hacerse para superar esta crisis y cómo estima que será el panorama pos-Covid? 

 

Ahora es tal el nivel de incertidumbre que se hace muy difícil… Está claro que esto tiene un costo enorme. Lo más importante es buscar la forma de ir flexibilizando las restricciones lo más rápido posible. Pero, bueno, ya lo vimos acá en Córdoba: está el riesgo de que tras las flexibilización de la cuarentena lo sanitario se complique y haya que dar vuelta atrás. Creo que la situación después de la pandemia será muy difícil por el duro golpe que significa esta parálisis. No va a ser rápido recuperarse, y en esto no nos parecemos tanto al resto del mundo. No sabemos cuánto va a costar volver a la normalidad, que además tal vez no sea una normalidad plena, sino con una serie de restricciones. Pero, además, en el caso nuestro, no nos agarró en un momento normal, sino que ya llevábamos dos años de recesión y de alta inflación. Todos estos condimentos llevan a más dificultad y a grandes desafíos.

 

Mañana vence el plazo de la negociación entre la Nación y los acreedores privados para la reestructuración de la deuda. ¿Qué expectativas tiene usted sobre el desenlace de este proceso?

 

No conozco el detalle de la negociación, salvo lo que es de conocimiento público. Parece que hay una alternativa y esperamos que haya un acuerdo, pero que a su vez sea algo sostenible en el tiempo y no una promesa incumplible. Dentro de lo que se ha manifestado públicamente, pareciera que un acuerdo entre las partes es un camino probable, lo cual es el que más le conviene al país. El Gobierno deberá buscar alternativas y explicar la capacidad de pago del país. Me parece bien que sea haga de una manera responsable y transparente en base a la capacidad de pago y a partir de ahí llegar a un acuerdo. Me parece razonable como lo está llevando el Gobierno, con sentido común, en el que por el lado del deudor se comprometa a algo factible y que obviamente el acreedor va a tratar de conseguir lo mejor posible para él.

 

En el eventual escenario de un default, ¿cómo impactaría sobre la provincia?

 

Un default no sólo afectaría al sector público, sino también al acceso al financiamiento del sector privado. Y en Córdoba esto es muy importante al ser una provincia con un sector privado muy pujante, que para funcionar con normalidad necesita crédito. El hecho de que haya menos crédito o crédito más caro sería un factor negativo. Por eso nos parece bien que el Gobierno, sin salirse de sus niveles de sostenibilidad, haga todos los esfuerzos necesarios para evitar el default.

 

¿Cuáles son esos sectores en Córdoba con mayor necesidad de financiamiento e inversión?

 

Córdoba tiene una economía muy diversificada. Tiene un sector agropecuario muy dinámico que le aporta mucho al valor agregado. Tiene también un sector industrial muy importante, sobre todo el de la industria automotriz. Y además una amplia gama de servicios de distintos tipos. En todos los casos, en algunos más y en otros menos, se requieren inversiones, por lo que el acceso al crédito es muy importante. En los últimos años, Córdoba ha desarrollado un plan agresivo de desarrollo de infraestructura que en parte se pudo hacer con ahorro, pero también con financiamiento, que de no haber contado con dicho financiamiento prácticamente se podría haber hecho apenas la mitad de lo que se hizo. Entonces para el Estado también es muy importante tener acceso al crédito y a tasas razonables porque permite las condiciones para el crecimiento mediante el desarrollo de infraestructura.

 

Dejá un comentario