La recaudación de mayo está cayendo 39% real, según Iaraf

28 de mayo, 2020

 

En el marco de la parálisis de la actividad de gran parte de la economía por las medidas de aislamiento social, la recaudación tributaria se está viendo muy afectada, profundizando así los números negativos que se observaban desde antes de la pandemia. A principios de este mes, la Afip informó que durante abril los recursos tributarios avanzaron apenas 11,6% respecto a lo recaudado durante el mismo mes del año pasado, lo que implicó una contracción de alrededor de 24% en términos reales.

 

En tanto, a la espera del dato oficial que se dará a conocer la próxima semana, las mediciones privadas anticipan que en términos reales la recaudación se profundizó aún más durante mayo, lo cual era previsible teniendo en cuenta que en abril la cuarentena se extendió durante todo el mes (mientras que en marzo la medida se implementó durante los últimos once días corridos del mes) y que rezago de algunos tributos hacen que el desempeño se refleje durante el mes siguiente.

 

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), con información de hasta el 25 de mayo inclusive, es decir, transcurridos 15 de los 19 días hábiles que tiene mayo, se observa que los principales impuestos nacionales relevados en su monitor presentan una caída nominal del 11% respecto al mismo período del año pasado, lo que en términos reales implica una contracción del 39% interanual.

 

Por su parte, según este estudio, la dinámica de recaudación en las provincias fue menos negativa. Los datos indican que los tributos provinciales presentan un incremento nominal del 24% en relación al mismo lapso del año pasado, pero un descenso del 14% en términos reales al compararlo también con los primeros quince días hábiles de mayo de 2019.

 

De acuerdo con los datos de la entidad, en la recaudación nacional el el tributo con el peor desempeño en lo que va del mes es el de Ganancias, que indica una caída nominal del 42% respecto al mismo período del año pasado, mientras que en términos reales la contracción asciende al 60% en la comparación interanual.

 

 

Por su parte, otro de los impuestos con mayor incidencia sobre el nivel general y que refleja la dinámica de la actividad y del consumo, el IVA, durante el período analizado mostró un aumento nominal del 25% respecto al mismo lapso del año pasado, lo que en términos reales significó una baja del 13% en relación al mismo período de 2019.

 

Mientras tanto, la recaudación sobre Combustibles muestra un incremento nominal de 32% en términos interanuales y un retroceso de 8% real en comparación con el mismo período del año pasado. El impuesto sobre los Ingresos Brutos presenta un alza nominal de 19% interanual, que medido en términos reales significa una caída interanual de casi la misma proporción (-18%).

 

El impuesto a los Sellos, en la comparación interanual, muestra una bajas nominales y reales de 9% y 37%, respectivamente. En cambio, entre los impuestos relevados por Iaraf, durante el período analizado sólo dos de ellos mostraron crecimiento en términos reales en la comparación interanual. Se trata de Bienes Personales, que nominalmente aumentó 3.455%, lo que en términos reales significó un alza de 938%. Por su parte, aunque muy lejos de esos niveles, el impuesto Inmobiliario presentó una suba nominal de 70%, lo cual implica un incremento real de 18%.

 

Dicha caída de la recaudación está incidiendo en parte sobre la profundización del déficit fiscal, el cual ya venía arrojando números negativos desde antes de la crisis por la pandemia. Según informó esta semana el Ministerio de Economía, en abril los ingresos totales al Sector Público Nacional fueron de $ 316.248 millones, que con la fuerte suba del gasto público para atender la emergencia, el cuarto mes del año cerró con un déficit fiscal primario de $ 228.821 millones.

 

Dejá un comentario