La Argentina mejora su oferta y tiene un mayor acercamiento con los acreedores

29 de mayo, 2020

guzman-dolares-coronavirus-wallstreet

La Argentina mejoró la oferta en torno a la reestructuración de la deuda y encendió hoy un renovado optimismo en alcanzar un acercamiento con los acreedores, por lo que los operadores y analistas comenzaron a procesar los últimos pasos oficiales que, presagian, que se extenderán los plazos para continuar con las negociaciones más allá del 2 de junio.

 

La propuesta del Ministerio de Economía implica una reducción del período de gracia desde los 3 años ofrecidos inicialmente a 2 años y con una muy leve mejora en el pago de intereses. Es decir, la Argentina podría comenzar a desembolsar pagos a los acreedores privados a partir del 2022. 

 

“Nos hemos acercado pero aún hay un camino importante por recorrer”, afirmó anoche el ministro de Economía, Martín Guzmán, a través de un comunicado de prensa, en referencia a las negociaciones durante esta prórroga de la operación, que vence el próximo martes 2 de junio.

 

La Argentina y sus asesores “pretenden continuar con las discusiones con los inversores para promover una reestructuración de deuda que contribuya significativamente a estabilizar la situación económica actual, a mitigar las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina creadas por su actual carga de deuda, y a orientar la trayectoria económica del país hacia el crecimiento de largo plazo”, señaló el Palacio de Hacienda.

 

Guzmán precisó también que de los tres grupos de inversores más fuertes del país, “el grupo de acreedores llamado Ad Hoc se movió en la dirección correcta con respecto a su oferta previa, pero el movimiento fue corto, insuficiente para las necesidades del país”, y que “al día de hoy son quienes tienen una posición más alejada de las restricciones que enfrenta nuestro país”.

 

Del resto, el ministro de la cartera prefirió no dar más detalles, debido a que aún se mantienen vigentes algunos acuerdos de confidencialidad rubricados con los distintos acreedores.

 

El grupo Ad Hoc Bondholder, representado por White & Case LLP, y otro grupo, Exchange Bondholder, presentaron conjuntamente una propuesta que se enfoca en proporcionar al país alivio de flujo de efectivo de más de US$ 36.000 millones durante nueve años.

 

Aquí se encuentran algunos de los principales tenedores de bonos del país, como BlackRock, Ashmore Group y Fidelity Investments.

 

En el mercado comenzaron a calcular los números según esta propuesta y la ubican con un valor de recupero de 53 dólares, lo que significa una distancia de 8 dólares, respecto a la mejor estimación del mercado sobre la propuesta oficial, que es de alrededor de 45 dólares en esta cuestión.

 

Este valor tiene que ver con los supuestos implícitos de lo que se supone sería la “exit yield” (tasa de rendimiento de salida) de los bonos nuevos que coticen en el mercado, que para los bancos de inversión es mayor a 10% o incluso más.

 

Supone un valor de recupero menor al previsto por el Gobierno, de apenas 41 dólares en el peor de los pronósticos, como es el caso de Morgan Stanley, según los últimos números presentados hoy.

 

Todo esto motivó la idea de que las puntas están más cerca y que se mantiene la voluntad de las partes de alcanzar un acuerdo, aunque “aún no se vislumbra el final del juego”.

 

En tanto, la Argentina se mantiene en una suerte de “default técnico”, al no haber cumplido con el pago del vencimiento de US$ 503 millones cuyo plazo de gracia venció el 22 de mayo. Mientras, busca alcanzar un acuerdo por la totalidad de la deuda bajo ley extranjera por alrededor de US$ 66.000 millones.

Dejá un comentario