Guzmán aseguró que no aceptará un acuerdo “basado en ilusiones”

5 de mayo, 2020

A pocos días de que venza la propuesta de reestructuración de la deuda que le presentó el Gobierno a los acreedores, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el Estado no aceptará un acuerdo “basado en ilusiones y escenarios optimistas” porque el  mismo generaría una crisis de deuda a futuro.

 

“Será mejor para todos si el acuerdo se realiza más temprano que tarde, pero nuestros esfuerzos no cesarán hasta que hayamos resuelto el problema. Sería de poco valor hacer una promesa que no podremos cumplir”, manifestó el funcionario en declaraciones al diario británico Financial Times.

 

Este viernes vence el plazo para que los acreedores acepten o no la oferta que presentó el Gobierno, que implica tres años de gracia, la reducción del 62% de los pagos de intereses y un recorte del 5,4% del capital de los bonos. De no sellar un acuerdo antes del 22 de mayo, la Argentina entraría en su noveno default.

 

En ese sentido, el ministro apuntó que todavía hay “múltiples combinaciones de parámetros” para un acuerdo de deuda que “funcionaría para nosotros”. “De hecho, algunos de nuestros acreedores han optado por no comprometerse durante la última semana. Continuaremos trabajando y comprometiéndonos de buena fe con nuestros acreedores con el objetivo de restaurar la sostenibilidad de la deuda”, resaltó Guzmán.

 

Y añadió: “Una carga de deuda insostenible llevaría a la economía a una caída libre, socavaría la capacidad del Gobierno para implementar las políticas necesarias para enfrentar la crisis económica y arruinaría el clima de negocios para el sector privado”.

 

Asimismo, resaltó que todos los gobernadores están “absolutamente comprometidos” con una resolución ordenada de la crisis de la deuda y añadió que está trabajando “extremadamente de cerca” con el presidente Fernández “en cada paso de este proceso”.

 

Por otro lado, rechazó la idea impulsada por algunos expertos en reestructuración de deuda y analistas financieros, de que era mejor esperar a que se aclare el panorama económico y que la economía argentina se estabilice antes de cerrar un acuerdo.

 

El funcionario argumentó que el Gobierno necesitaba espacio financiero para lidiar con las consecuencias del bloqueo, “que ha profundizado los problemas económicos del país heredados de la administración anterior de Mauricio Macri, incluida una de las tasas de inflación más altas de alrededor del 50% y la pobreza de un tercio de la población”.

 

“Tenemos que asegurarnos de tener los instrumentos para hacer frente a la dramática situación por la que atraviesa el país. Hacer algo que solo significa ocultar el problema debajo de la alfombra significaría más agonía”, remarcó.

 

Además, señaló que los tenedores de bonos liderados por BlackRock hicieron una contraoferta que “ni siquiera estaba cerca de proporcionar el alivio que la Argentina necesitaba para restablecer la sostenibilidad de la deuda”.

 

En ese sentido, señaló que la propuesta no incluía ninguna reducción en el pago de capital o intereses, sino únicamente una reprogramación de los pagos de intereses que equivalía a una reducción final estimada del 8% en el valor de la deuda.

 

En el caso del Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Canje de Argentina ayer señalaron, en un comunicado en conjunto, que “cada grupo ya ha rechazado públicamente los términos comerciales propuestos por Argentina para la reestructuración de su deuda externa”.

 

Ante la noticia, Guzmán aseguró estar “decepcionado” y agregó que “mucho puede cambiar en el transcurso de una semana, tenemos la esperanza de que nuestros acreedores reconozcan que, especialmente a raíz de la crisis del Covid-19, la Argentina no puede pagar más”.

Dejá un comentario