Gobierno: tensión interna y plan para el “día después”

18 de mayo, 2020

Gobierno: tensión interna y plan para el “día después”

Por Pablo Varela

 

Siempre con el constante monitoreo de las variables sanitarias como premisa fundamental, el Gobierno y el presidente Alberto Fernández ya comenzaron a pensar en un plan para “el día después” de la pandemia.

 

Así lo expresó uno de los más importantes referentes del oficialismo y secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando Navarro, ante El Economista.

 

El dirigente del Movimiento Evita, quien trajina los barrios del conurbano y mantiene fluido contacto con las organizaciones sociales valoró el logro alcanzado por la “sociedad argentina” a dos meses de iniciado el aislamiento, se hizo cargo de las tensiones entre el gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta y el bonaerense de Axel Kicillof, dijo que no todos en la coalición oficialista “piensan igual” y agregó que “hay que encontrar soluciones”. “La lógica de amigo-enemigo no funciona”, sintetizó.

 

Las alarmas se activaron la semana pasada entre los intendentes peronistas del sur del conurbano, luego de que se viese mucho movimiento en las calles porteñas resultado de la apertura.

 

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, fue la que más duro cargó con el jefe de Gobierno al calificar de “irresponsable” la decisión de habilitar comercios no esenciales.

 

Desde la propia liga de intendentes buscaron a su vez bajarle el tono a las declaraciones y aseguraron que más que tensión, observan la flexibilización del territorio porteño “con preocupación y prevención”. Así lo expresaron ante este diario.

 

“Las cifras son claras: de los más de 2,7 millones de puestos de trabajo de la Ciudad, 1,3 millones (el 48,5%) son ocupados por personas en que viven en el conurbano de GBA, de ahí nuestra preocupación”, explican.

 

El viernes pasado, Fernández convocó a Olivos a Larreta y el vicejefe de Ciudad, Diego Santilli, para hablar el test diseñado por científicos argentinos y que permitirá el testeo masivo en barrios en donde se ha disparado la curva de contagios.

 

El mensaje del Presidente fue leído por un sector del oficialismo como un gesto que busca colocarse “por encima” de las confrontaciones.

 

Sin embargo, la muerte de la referente social y periodista Ramona Medina, habitante del Barrio 31 por coronavirus, quien había denunciado días atrás la falta de agua potable, volvió a recrudecer las críticas del ala kirchnerista hacia Larreta.

 

En paralelo, en el Gobierno se muestran conformes con el trabajo territorial desarrollado por los jefes comunales. “Los intendentes son la primera trinchera institucional. Están haciendo un gran esfuerzo”, explicó Navarro quien además defendió la gestión del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y comparó la situación en la que el Gobierno encontró al Estado con “un auto de los ´70 que no levanta más de 80 km por hora”.

 

Entre os reclamos que las organizaciones sociales llevaron al Presidente semanas atrás, está la falta de llegada de alimentos a los comedores.

 

En ese marco Navarro reconoció que el Estado a veces llega “tarde” en las urgencias de la pandemia, y reflexionó que si tendría que poner una puntuación a la gestión sería de “6 o 7” puntos.

 

Sin embargo, el oficialismo es optimistas respecto del acatamiento hay en los barrios de la cuarentena, aunque no dejan de advertir: “Siempre dijimos que lo peor no llegó”.

 

Al mismo tiempo, son varias las voces dentro del oficialismo que señalan que se debe empezar a comunicar una agenda proactiva que trace un horizonte más allá de la pandemia.

 

En ese marco, la semana pasada Fernández anunció junto a la ministra de Vivienda, María Eugenia Bielsa, el plan Argentina Construye que busca generar 750.000 puestos de trabajo.

 

La propia Mendoza se reunió el jueves pasado con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para analizar de la realidad del sector fabril en la localidad. En su entorno, hablan de “horizonte productivo” para la localidad de la zona sur. Una muestra de la necesidad del oficialismo de generar expectativas, para el día después de la pandemia.

 

Dejá un comentario