Fernández: “Poner mano dura, meter gente presa, pero no construir cárceles, es solo marketing”

26 de mayo, 2020

El Gobierno anunció hoy que construirá 12 unidades sanitarias carcelarias en la provincia de Buenos Aires, en el marco de la pandemia. Los espacios permitirán sumar 288 plazas para asistir a los reclusos afectados por el coronavirus y, de esa manera, evitar el aumento de contagios dentro del Sistema Penitenciario. 

 

“Los desafíos no son la mano dura o la mano blanda. Poner mano dura, meter gente presa, pero no construir cárceles no tiene sentido, es solo marketing”, subrayó hoy el Presidente Alberto Fernández en La Plata al anunciar una nueva etapa del Plan Argentina Hace.

 

En este sentido, el Jefe del Estado destacó que “tener esas personas hacinadas es un acto inhumano y nosotros abrazamos la política porque la humanidad nos importa”.

 

“Lo primero que nos debe enseñar la pandemia es que vivimos en un país injusto, y nadie puede decir ahora que no lo sabe. Si queremos vivir en un país federal, tenemos que integrarnos”, añadió.

 

A través del Ministerio de Obras Públicas se invertirán $800 millones para construir las unidades, que se llevarán adelante a partir de las directivas del Ministerio de Salud y en un trabajo conjunto con las carteras de Justicia de nación y provincia. 

 

Por su parte, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, señaló que la firma de los convenios con provincia para levantar dichas unidades tiene el objetivo de contar con “espacios preparados y acondicionados para aquellos pacientes que necesiten aislamiento y tratamiento”. 

 

La contratación, construcción y equipamiento de los espacios se realizará a través de las Naciones Unidas, “lo que garantiza rapidez, transparencia y eficacia por su experiencia y buenas prácticas internacionales”.

 

Las unidades se ubicarán en terrenos dentro de los penales y estarán compuestas por pabellones de 365 metros cuadrados, construidos a través de un sistema modular pre elaborado en fábrica y montado sobre plateas de hormigón. Cada unidad permitirá sumar 24 plazas, contará con celdas individuales con cierre electrónico y un sistema de cámaras de monitoreo. 

 

Además, tendrán equipamiento de rayos X móviles, resucitador, equipo de traqueotomía, ventilador móvil (respirador), kit de laboratorio y equipo de curaciones. Está previsto que cuando concluya la pandemia, funcionen como centros de salud en los penales.

 

Las unidades sanitarias se realizarán en los complejos penitenciarios Norte; Conurbano Bonaerense Sur/Oeste; Este; Florencio Varela; La Plata; Olmos; Magdalena; Sur; Centro Zona Sur; Centro Zona Norte; Campana; y San Martín.

 

También se sumarán otras cuatro unidades sanitarias carcelarias, con las mismas características, destinadas al Servicio Penitenciario Federal, lo que permitirá incrementar 144 plazas para los complejos Federal 1 (Ezeiza); Federal 2 (Marcos Paz); Federal 3 (Güemes, Salta) y Unidad 21 (Trelew, Chubut).

 

A su vez, se instalarán seis centros de aislamiento en el Complejo Carcelario Federal de la Ciudad de Buenos Aires; Federal 1 (Ezeiza); Federal 2 (Marcos Paz); Federal 3 (Güemes, Salta); Unidad 21 (Trelew, Chubut); y en la Escuela Penitenciaria Nacional, en este caso para aislamiento del personal.

 

Estos serán emplazados en espacios ya existentes dentro de las cárceles, que serán reacondicionados para sumar más de 300 plazas y disminuir la cantidad de contagios, a la vez que estarán equipados con camas divididas por paneles, un office de enfermería y un sistema de cámaras de monitoreo.

Dejá un comentario