Fara: “La alta imagen positiva del Presidente puede perdurar en el tiempo”

7 de mayo, 2020

Fara: “La alta imagen positiva del Presidente puede perdurar en el tiempo”

Entrevista a Carlos Fara Consultor Por Alejandro Radonjic

 

El Economista dialogó con el analista y consultor político Carlos Fara sobre el impacto del Covid-19 en la imagen del Presidente, la relación interna en el Frente de Todos (FdT) y el mundo que se viene luego de la pandemia.

 

Desde que irrumpió el coronavirus en Argentina, la imagen del Presidente subió con potencia, sobre todo en marzo y comienzos abril. Hubiera sido casi imposible que eso ocurriera sin el virus. Si se quiere, entonces, el Covid-19 vino bien, políticamente. ¿A qué atribuye la suba en la imagen, algo en lo que coinciden casi todos los sondeos?

Fue la confluencia de un contexto que genera miedo e incertidumbre en la población y un Presidente que toma el toro por las astas, es decir, muestra atributos de liderazgo frente a una crisis inédita, incluso a nivel mundial. La sociedad valora que se puso al frente para cuidar lo más esencial, que es la vida. El Presidente, además, se mostró moderado, sensato, aplomado y responsable. Además, buscó consensos y se recostó en el expertise científico, alejándose de la disputa política. Todo eso, reforzado por el hecho de que las medidas lucen acertadas a los ojos de la población porque permitieron evitar las situaciones negativas que vemos en España, Italia, Estados Unidos y Brasil.

 

¿Empiezan a aparecer fisuras en los números o simplemente es que subió y ahí se quedó? El liderazgo parece firme, el Presidente centraliza la toma de decisiones y la situación sanitaria no se ha complicado como en los países que menciona, pero también es natural que haya cierto cansancio inercial.

El Presidente se amesetó, pero arriba de 80% de aprobación, con algunos bajones puntuales como el de las colas de los jubilados o las domiciliarias de los presos, después. Hay cierto desgaste, pero es una baja natural y, como decía, pequeña. La cuarentena va cansando y el achatamiento de la curva, que fue exitosa, trae problemas porque la gente empieza a pensar que no es tan grave. Además, empieza a mutar el miedo desde lo sanitario hacia lo económico. Esa es otra agenda.

 

Y en lo económico, Fernández tendrá menos para mostrar, claro. Aunque estará “la excusa”, válida por cierto, del Covid-19. Es casi imposible de proyectar, ¿pero cree que la imagen del Presidente se puede sostener, quizás no tan arriba, pero en niveles altos aun en los próximos meses?

Creo que es posible. Con la respuesta sanitaria a la pandemia, se mostró con sensatez y aplomo. Eso generó crédito hacia adelante. No es eterno y tendrá, como decía, la desafiante agenda económica, pero con los atenuantes que mencionaba. El mundo está ante la mayor crisis desde 1929. La sociedad será más paciente y eso será clave porque la crisis económica será una protagonista de toda su gestión probablemente.

 

Desde la unción extraña de la fórmula del FdT en mayo pasado hasta la crisis del Covid-19, se habló de la relación entre Fernández y Cristina Kirchner y muchos sostenían que iba a ser una suerte de cogobierno problemático y que, más temprano que tarde, iba a implosionar la heterogénea coalición. Pareciera que el Covid le permitió a Fernández desmarcarse de esas sospechas. Por ahora. ¿Cómo está viendo esa relación intra-FdT?

Siempre iba a ser una relación con marcadas de cancha, inestable y con tiranteces, pero no creo que ninguna parte tenga ganas de que implosione o sea conflictiva. Tampoco creo que sea lo que ocurrirá, y menos aún con un Fernández reforzado por el manejo de la pandemia. Más que desmarcarse diría que, con el Covid-19, se consolidó. No sólo demostró que tomaba las decisiones sino que estuvo a la altura de las circunstancias. Tuvo un primer capítulo favorable con la opinión pública.

 

El otro día realizaron, por Zoom, el foro “Para que el día después seamos mejores”. Participaron analistas, empresarios, políticos. ¿De qué se trata?

Es un foro que reúne a más de 50 personalidades de distintos ámbitos y nos planteamos la idea de un foro para generar propuestas para cuando termine la pandemia. Hubo un interesante esfuerzo colectivo para enfrentar la pandemia y es una gran oportunidad para seguir por esa línea, generando consensos para evitar las crisis que suele enfrentar Argentina.

 

¿Seremos mejores?

La sociedad enfrentó con madurez y disciplina el desafío sanitario, obedeciendo el consenso de los expertos convocados por el Presidente. Saldremos mejores de esta crisis que nos enfrenta y eso puede ayudar a enfrentar los otros problemas que arrastramos. Debemos valorar que hemos evitado, hablando de la pandemia, los escenarios más agoreros. Cuando queremos, podemos.

 

Dejá un comentario