Especuladores compran pero analistas tienen muchas dudas

13 de mayo, 2020

Especuladores compran pero analistas tienen muchas dudas

 

Por Luis Varela 

 

Con una pandemia que sigue ocasionando muchísimo daño en todas partes (ya hay 292.000 muertes en cinco meses, con 4,4 millones de contagiados detectados), el coronavirus está ocasionando no solo una reducción tremenda en el nivel de actividad en todo el mundo sino también un principio de rediscusión de lo que deben ser los negocios financieros de todo el planeta.

 

En ese sentido, ayer volvió a verse planteado en el mercado local y en el internacional una gran área de inversores temerosos, que están de salida, buscando refugio. Pero en Argentina, las acciones y los bonos suben con gran volumen, pero los dólares libres continúan marcando récords.

 

La diferencia entre lo que pasa entre el mercado local y el internacional tiene que ver no tanto con el virus, que castiga por igual (más tarde o más temprano) a todos los países, sino con el proceso de reestructuración de la deuda que está intentando realizar Argentina. Y, lo paradójico del caso es que ayer la provincia de Buenos Aries no pagó los cupones Par, entró en default efectivo, y sin embargo como los bonos nacionales subieron el riesgo país argentino bajó 66 unidades, hasta 3.009 puntos básicos.

 

Esta mejora temporal de los títulos argentinos está ligada exclusivamente con la expresión del presidente Fernández al afirmar que no quiere caer en default. Pero continuamos en terapia intensiva, ya que las acciones y los bonos ganaron volumen y tienen el mejor precio en sesenta días, pero esta suba es calificada por varios analistas como algo circunstancial, porque ven una alta chance de que el default termine concretándose.

 

El ministro Guzmán sigue sentado en el mismo lugar: “esperamos una contraoferta de sentido común”, y eso frente a la posición de los bonistas no va a ninguna parte. Fernández ratificó: hasta tanto no haya una propuesta de los bonistas, no modificaremos lo que ya ofrecimos.

 

Frente a eso, todos los analistas se despacharon sin complejos: si el cambio en la oferta de canje no cambia radicalmente, el intento va a volver a fracasar. El titular del Banco de Valores dijo que “el acuerdo con los bonistas está muy cerca”. Leo Chialva de Delphos Investment planteó: “para que no haya default Argentina debe aumentar su oferta en un 50%.

 

Y Nicolas Chiesa, de Portfolio Personal expresó que “el Gobierno sigue queriendo demostrar una postura dura, y los tiempos que quedan son muy cortos. Si no encaminan algo más lógico, las cosas se pueden complicar. Si el 14 (mañana) la provincia de Buenos Aires no paga, caerá en default ya cierto y concreto.

 

Frente a esto, el inversor tiene que ser cauto. Habría trato si se ofrecen entre US$ 50 y US$ 55, muy por encima de los US$ 40 actuales. Por eso, por ahora la situación de negociación yo la veo bastante lejana”. Frente a esto, los inversores minoristas siguen muy asustados y continúan buscando refugio en los dólares libres, mientras que los inversores sofisticados apuestan a que habrá un acuerdo.

 

Los bonos suben porque los títulos ley Nueva York van a ser juzgados en Nueva York, con jueces independientes. Pero en Argentina difícilmente aparezca un juez Griesa que obligue al país a cumplir los contratos. Por esa misma situación, hay poca expectativa y los dólares siguen subiendo sin parar.

 

Ayer, mientras en el exterior el dólar subió 1,7% en México, 1,2% en Brasil, 0,6% contra la libra y 0,1% en Chile, pero bajó 0,3% contra el euro y cedió 0,4% contra el yen. En Argentina siguió muy firme. El dólar turista subió 4 centavos hasta $90,56. El dólar oficial subió 3 centavos hasta $69,66. El dólar blue saltó $2, hasta un récord histórico de $127. El dólar mayorista subió 9 centavos hasta $67,46, con una suba de US$ 3 millones en las reservas del BCRA que ahora llegan a US$ 43.352 millones. Pero el dólar MEP saltó $3,33, hasta $119,31 y el CCL saltó $3,43, hasta $121,96. Por lo que la brecha entre oficial y blue saltó hasta el 82,3% y la brecha entre CCL y el mayorista llegó al 80,8%, castigando de manera muy dura al comercio exterior. Y, medidos en pesos, el euro subió 28 centavos hasta 73,12, el real bajó 13 centavos hasta 11,45 y la libra cayó 47 centavos hasta 82,65. Todo eso con los bancos manteniendo la tasa de los plazos fijos sigue clavada en el 26,6% anual, con una inflación que duplica largamente esa renta financiera.

 

Los inversores sofisticados, en cambio, tienen la expectativa de que puede haber un acuerdo, y una suba circunstancial de los bonos y de las acciones, por lo que los volúmenes operados saltaron por los aires. El 80% de lo negociado en bonos se transó en diez: AY24 23%, AY24X 17%, TX21X 10%, TJ20 6%, TX24 6%, TC21X 5%, TO21X 3%, TX22 3%, TX21 3% y TC21 2%. Y con el volumen diario más grande de los últimos tiempos, hubo un repunte del 4% para los títulos públicos argentinos. En los extremos hubo saltos del 10% al 25% para los bonos CEDI, PF23D, PAA0D, PARYZ, A2E7C, PBA5X, AF20, TJ20Z y AO20Z. Y un derrumbe para los bonos AA26Z y BC28X, con bajas del 2% al 8% para los bonos TO21Z, TO26Z, TO26X, TVY0, CO26D y DIY0D.

 

En las bolsas del exterior, debido a un rebrote del virus en países que aflojaron sus cuarentenas, los números se pusieron otra vez rojos. Hubo caídas del 1,9% al 2,1% en los índices de la Bolsa de Nueva York y bajas del 1,5% en la de San Pablo y del 0,5% en la de México.

 

Y el mercado bursátil local tuvo la misma tónica desarrollada por los bonos. El 80% de lo operado en acciones se transó en tres de ellas: Frances 62%, Ternium 12% y Holcim 6%. Y con el mayor volumen diario operado desde octubre ($2.140 millones), la Bolsa de Buenos Aires subió 1,4%. En los extremos hubo subas del 5% al 20% para Carboclor, Ausol, Cresud, Macro, Central Puerto, Loma Negra eYPF. Y bajas del 2% al 7% para Molinos, Semino, Dycasa, Morixe y Ternium. Y entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York el panel fue mixto: con subas del 1% al 8,5% para Cresud, YPF, Macro y TGS; y bajas del 1% al 5% para Globant, IRSA P, Tenaris, Ternium, Pampa E y Edenor.

 

Las commodities, lentamente, van volviendo. Hubo una mejora del 2,5% para el petróleo: el WTI subió a US$ 25 y el Brent a casi US$ 30. Los metales preciosos estuvieron mixtos: el oro subió 0,3% y la onza de plata retrocedió 0,3%. Los metales básicos siguieron flojos: baja del 0,9% para el cobre, merma del 1% para el níquel y descenso del 1,3% para el aluminio. En Chicago: el maíz subió 1,6%, la soja mejoró 0,1% y el trigo no cambió. En Rosario el mercado estuvo enrarecido, mezcla por la bajante del Paraná y con precios que no llegan a definir niveles concretos. Y finalmente, el bitcoin repuntó 1,8%, con subas mayores para el neo y el iota.

 

Dejá un comentario