El Gobierno obligado a explorar vías de flexibilización

8 de mayo, 2020

El Gobierno obligado a explorar vías de flexibilización

 

El próximo lunes vence la última prórroga del aislamiento social impuesto por el Gobierno Nacional, y se deja entrever que la nueva etapa de la cuarentena incluirá flexibilizaciones ante el desgaste que ha sufrido la economía en los últimos 45 días.

 

Desde Casa Rosada informaron ante El Economista que el anuncio de las nuevas pautas se harán entre hoy y el domingo.

 

Ayer, el presidente Alberto Fernández mantuvo una reunión con el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, en la que estuvo presente el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Luego mantuvo otra con el gobernador Axel Kicillof y miembros del Gabinete Nacional.

 

La Ciudad ya ha dado señales de buscar flexibilizar algunas ramas de la economía (fundamentalmente la de servicios), siempre entendiendo a la CABA en el marco del AMBA, la zona geográfica donde se verifica el mayor número de contagios por coronavirus y las mayores asimetrías en materia de infraestructura.

 

Fernández, quien gozó de una altísima imagen positiva en el inicio de la cuarentena y sus medidas recibieron el apoyo de buena parte de la opinión pública, comenzó a sentir el desgaste producto de la preocupación económica y de desinteligencias como la prisión domiciliaria a presos, además de los ruidos internos dentro de la coalición por hechos como por ejemplo, la salida de Alejandro Vanoli de la Anses y la designación de Fernanda Raverta.

 

Al mismo tiempo, el sistema político que ingresó a la crisis sanitara encolumnado detrás de la figura del Presidente, comenzó a agrietarse nuevamente. Prueba de ello es el Congreso, en donde muchos de los principales refe
rentes de la oposición han lanzado duras críticas a la gestión de Fernández y reclamado el funcionamiento del Poder Legislativo.

 

Días atrás el jefe de Estado realizó una clara distinción dentro del escenario opositor entre aquellos que tienen gestión y administran territorios y aquellos que lanzan críticas sin responsabilidades como funcionarios públicos.

 

El Presidente ha mostrado muy buena sintonía tanto con Larreta, como con los intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio, y especialmente con Jorge Macri, pero mantiene reparos respecto del ala dura del PRO.

 

Otro punto de desgaste ha sido la mala implementación de medidas anunciadas para combatir el deterioro económico. Prueba de ello fue el pedido de renuncia a Vanoli. El Gobierno buscó instrumentar la ayuda a empresas para que mantenga los puestos de trabajo, pero hubo dificultades en la carga de los datos, además del anuncio de una serie de créditos blandos para pymes que los bancos nunca instrumentaron con diligencia.

 

Esta semana se sumó el reclamo de AEA, tal vez la cámara empresaria que involucra a los jugadores más grandes, la que emitió un comunicado solicitando la preservación del entramado productivo.

 

Otra incógnita a despejar, será el pago de la deuda, cuya negociación está a cargo del ministro de de Hacienda, Martín Guzmán. Argentina tiene plazo hasta el 22 de mayo antes de entrar en default y si bien la mayoría de los gobernadores (e intendentes) han enviado señales de apoyo a la propuesta argentina, el signo de interrogación sobre los resultados de la misma pesa sobre el ya deteriorado escenario económico argentino.

 

Dejá un comentario