El canje volverá a fallar hoy: luego, 11 días (y nada más)

11 de mayo, 2020

Guzmán

Por Alejandro Radonjic 

 

El viernes pasado se confirmó lo esperado. Fue casi la “no noticia”. La adhesión fue muy baja y el canje naufragó. Fue un reconocimiento oficial tácito porque ni siquiera se publicó el dato de la deuda que ingresó, guarismo que en el mercado estiman debajo de 15%. Muy lejos de los niveles en los que se activan las famosas Cláusulas de Acción Colectiva (CAC). Hasta allí, todo “priceado” y anticipado.

 

El sábado a la mañana, Martín Guzmán estuvo en Olivos con el Presidente, repasando los números y, sobre todo, viendo qué se puede hacer para evitar un default en 12 días. El objetivo del Presidente, que comparten (casi) todos los economistas y empresarios, insumirá cambios. Hacer lo mismo y esperar otro resultado, decía alguien…

 

Salvo la extensión del plazo hasta hoy lunes (cuando se espera que haya una nueva extensión hasta el 22 de mayo), no hubo nada novedoso ni que se saliera de la escuadra previa. La idea es la misma de antes: seguir negociando de buena fe, pero sin comprometer la sustentabilidad, es decir, firmar algo no pagable en los estándares, compartidos, entre el FMI y Argentina: 3% del PIB anualmente para pagar la deuda en dólares con privados. El fin de semana hubo algunos Zoom con acreedores, pero las puntas siguen sin tocarse y sin ingresar a esa zona ideal: aquella que conjugue sustentabilidad para el deudor y tolerancia para el acreedor.

 

“Hubo contactos el fin de semana. Si acercan propuestas que pasen el marco de la sostenibilidad serán consideradas”, dicen desde el equipo de Guzmán ante El Economista. ¿No hubo ninguna oferta todavía que sea “sostenible”? “No de acuerdo al marco que ha planteado en reiteradas ocasiones la República, pero se sigue trabajando y queremos que esos canales de dialogo están abiertos y fluidos”, agregan, herméticos.

 

Hoy puede ser un día clave porque Buenos Aires podría entrar en default. Si eso ocurre, hay quienes creen que podría “ayudar” en la negociación nacional.

 

“Los fondos externos siguen demandando una mejora en la oferta, que se acerque a los US$ 50 (o menos), bastante por encima de los US$ 30 que ofrece Argentina. El Gobierno puede hacer una mejora que no afecte la sostenibilidad de la deuda, pero por ahora no da señales”, dice Fernando Marull en su report del fin de semana. “A nosotros nos gusta la de ‘capitalización’, porque es win-win (Fernández no paga un centavo y mejora el valor de la oferta). El Gobierno dijo la semana pasada que estaba abierto a recibir propuestas (y hasta filtro propuesta de los acreedores) y podría extender el plazo hasta el 22 de mayo. Igualmente, sin mejora de la oferta, el Gobierno no llegará a las CAC y el escenario de default sigue siendo lo más probable”, concluye Marull.

 

“Sigo creyendo que va a haber un acuerdo que nos acerque a un canje de 55-60%, o quizás un poco más, para después seguir negociando con los que quedaron afuera”, dice Ricardo Delgado, Socio y Director de Analytica Consultora. “Se puede ofrecer capitalizar los intereses no cobrados o subir un poco la tasa inicial de 0,5% a 1%. No estamos tan lejos. El Gobierno recibió un cachetazo de realidad y estimo que ofrecerá una propuesta más razonable. Hay margen para ofrecer algo más sin poner el juego la sustentabilidad, sobre todo si pateás los pagos con el FMI”, agrega Delgado ante El Economista. Por último, agrega que el default es el peor escenario porque “por un lado, sacaría margen de financiamiento en la pospandemia, sobre todo para los privados en sectores estratégicos como Vaca Muerta y la agroindustria y, por otro lado, dejará al Gobierno sin la oportunidad, en algún momento, de apreciar un poco el tipo de cambio para que crezcan los salarios en dólares, que es la única manera de reactivar el mercado interno y crecer”.

 

“Afortunadamente, estimamos que hay espacio para mejorar la oferta sin poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda, con mejoras que podrían elevar el recupero desde los US$ 34,2 actuales hasta la zona de US$ 42,6”, dijeron desde SBS en su reporte mensual, aunque no se mostraron muy expectantes con que esa mejora finalmente llegue. “No obstante, la historia no está definida. El Gobierno puede hacer que la oferta sea más atractiva mejorando las condiciones de los bonos nuevos y planteando reformas económicas que reduzcan el ‘exit yield’”.

 

Parece haber coincidencia en que se puede evitar el default y que, además, sería lo deseable. La gran pregunta es si las partes cederán antes de que sea demasiado tarde. No falta mucho.

Dejá un comentario