Apoyos de peso para Guzmán: mañana, hablan los acreedores

7 de mayo, 2020

 

Dos premios Nobel (Joseph Stiglitz y Edmund Phelps), la economista más reconocida en el campo de la crisis financieras (Carmen Reinhart), otros pesos pesados de la academia (como Jeffrey Sachs, Thomas Piketty y Dani Rodrik) y algunas sorpresas (como Ricardo Hausmann y Kenneth Roggoff) escribieron una columna en Project Syndicate (un proyecto que tiene a otro peso completo como el húngaro George Soros detrás) sosteniendo que la reestructuración de Argentina es “esencial”. Realmente, una movida interesante con más de 150 economistas de alto perfil. ¿Será efectiva? Eso se sabrá mañana.

 

¿Qué dijeron? “El alivio de la deuda es la única forma de combatir la pandemia y establecer la economía en un camino sostenible”, afirmaron.

 

Para los economistas, “Argentina ha presentado a sus acreedores privados una oferta responsable que refleja adecuadamente la capacidad de pago del país”, y “está en línea con el análisis técnico del FMI, que establece que se necesitará un alivio sustancial de la deuda de los acreedores privados de Argentina para restablecer la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad”.

 

Es por ello que “se les pide a los acreedores que reduzcan el flujo de ingresos, pero recibirían tasas de interés razonables en el futuro”.

 

Y argumentaron el pedido al sostener, a tono con los conceptos vertidos por el ministro de Economía, Martín Guzmán, que “Argentina ha ratificado su disposición a pagar la deuda reestructurada, precisamente porque será factible con la nueva tasa de interés propuesta”. Agregaron: “Solo una economía que crece de manera sostenible puede cumplir con sus compromisos financieros”. Ya lo había dicho, con menos pompa, Néstor Kirchner: “Los muertos no pagan las deudas”.

 

Respecto de la propuesta en sí, que contempla “un período de gracia de tres años, y una menor quita de capital y una fuerte reducción de tasas de interés”, consideraron que la misma “está diseñada precisamente para aliviar la carga del servicio de la deuda, mientras que el país lucha contra la Covid-19 y trabaja para restaurar el crecimiento”.

 

De hecho, agregaron, “la reducción del cupón de bonos promedio ofrecido por Argentina (del promedio actual del 7% al 2,3%) es razonable, dado el entorno actual de tasas de interés globales”.

 

Para los economistas, “en este momento excepcional, la propuesta de Argentina también presenta una oportunidad para que la comunidad financiera internacional demuestre que puede resolver una crisis de deuda soberana de manera ordenada, eficiente y sostenible”, expresaron.

 

En el detallado texto los economistas analizaron el caso argentino y sus implicancias en el marco de “la pandemia de Covid-19, que ha empujado a la humanidad hacia la peor recesión mundial en los tiempos modernos”.

 

“La presión sobre las finanzas públicas se ha vuelto enorme, particularmente en los países en desarrollo que ya estaban muy endeudados”, indicaron en línea con los análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial. Recordaron que “la ausencia de un marco legal internacional para la reestructuración de la deuda soberana no debería privar a los países endeudados de la posibilidad de proteger a su pueblo y proporcionar una recuperación económica durante la mayor crisis global en nuestra memoria”.

 

Y exhortaron a los acreedores a que acepten la propuesta: “Ahora es el momento para que los acreedores privados actúen de buena fe”.

 

Los economistas recordaron a los acreedores que “desde 2016, cuando el país recuperó el acceso a los mercados internacionales, los acreedores externos hicieron una apuesta al adquirir deuda con cupones altos, pero compatibles solo con tasas de crecimiento extremadamente sólidas que no se materializaron”.

 

Al mismo tiempo, consideraron que “una resolución responsable sentará un precedente positivo, no solo para Argentina, sino para el sistema financiero internacional en su conjunto” y “plantea la prueba definitiva de la arquitectura financiera internacional”.

 

En el contexto de esta emergencia global, “Argentina encabeza su proceso de reestructuración de la deuda pública de manera constructiva, de buena fe y con el apoyo de todos los sectores políticos nacionales”, sentenciaron.

Dejá un comentario