Ahora los países empiezan a caminar a diferentes ritmos

28 de mayo, 2020

mundo desigualdad

 

La respuesta frente a la pandemia comienza a mostrar diferencias entre los distintos países y hacia el interior de cada una de ellos. Mientras algunos mantienen un asilamiento rígido, son varios los que están comenzando a reabrir actividades. Los países asiáticos fueron los primeros en comenzar a normalizar su economía lo que se reflejó en los indicadores conocidos recientemente. En China, por ejemplo, los datos del segundo trimestre son mucho mejores que los del primero aunque la economía crecerá a una tasa muy baja este año.

 

En Europa, los indicadores económicos mostrarán su mayor caída en este segundo trimestre, pero algunos índices que miden la confianza de los consumidores y el clima de negocios, muestran una visión más positiva que la de semanas atrás. Varios países, entre ellos los que más sufrieron como Italia, Francia y España están permitiendo que vuelvan ciertos negocios y los números de la economía deberían ser mejores a partir de ahora, más aún teniendo en cuenta el paquete de ayuda que pondrá en marcha la Comisión Europea. De todas maneras, la presidenta del Banco Central Europeo Christine Lagarde, sostuvo ayer que el PIB de la Eurozona caería este año entre 8% y 12% y que la perspectiva de una contracción de 5% “ya quedó anticuada”.

 

En el caso de Estados Unidos, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, sostuvo ayer que el piso de la caída se alcanzará en las próximas semanas, pero alertó que la recuperación será lenta, que el punto de partida estará en un nivel muy bajo y con niveles de desempleo sin precedentes. El valor de las acciones está en plena recuperación porque el mercado apuesta a que la recuperación no tardará en llegar, y como siempre, buscan adelantarse y reflejar lo que va a ocurrir en los próximos meses. Sin embargo, la percepción de la sociedad, según surge de los sondeos sobre confianza de los consumidores, es menos optimista sobre una recuperación inmediata. Hoy se conocerán los pedidos de subsidios de desempleo que se hicieron en la semana que concluyó el sábado 23 y los analistas estiman que se habría mantenido la tendencia declinante desde el pico de fin de marzo aunque seguirían en niveles elevados. La tasa de desempleo superará el 20% en las próximas semanas pero cerraría el año en torno al 10%, lo cual es compatible con la recuperación de la actividad que se espera para el segundo semestre.

 

Paulatinamente se están reabriendo muchos sectores aunque se observan muchas diferencias entre las restricciones que existen en los estados de acuerdo a su situación sanitaria.

 

En otro país federal, como Brasil, también se registran fuertes discrepancias entre la tendencia pro apertura económica y las restricciones que quieren sostener los estados y también se observan diferencias entre ellos. El más grande, San Pablo, presentó también un cronograma de normalización de actividades.

 

Los países están definiendo la secuencia con la que se irá normalizando la vida social y económica. Argentina tuvo en esta pandemia la oportunidad de observar lo que estaba ocurriendo en el resto del mundo al comienzo de la pandemia y pudo actuar en consecuencia sobre la base de esa experiencia. De la misma manera, podrá tener en cuenta la manera en la que se está conduciendo la salida de la pandemia en la medida en que se vaya dejando atrás el pico, que en el caso del AMBA, se espera para la primera quincena de junio.

 

Ya en el país hay una segmentación geográfica que se profundizará en las próximas semanas con más aperturas en las zonas con menos contagios y mayores restricciones en las zonas críticas. Algunas actividades también comenzaron a moverse sobre todas aquellas alejadas de los grandes centros urbanos como la agroindustrial y la minería. Pero así como se actuó antes, mirando la experiencia de otros países, ahora Argentina tiene la misma oportunidad al momento de empezar a diagramar la salida. Y eso no vale sólo para los aspectos sanitarios sino también para los económicos.

Dejá un comentario