Activismo, memes y el último taxi: la captura del ex delegado de General Motors tras más de dos años prófugo

31 de mayo, 2020

Prófugo desde diciembre de 2017, al militante rosarino del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado le llegó la hora de dar explicaciones a la Justicia, tras ser capturado en la mañana del sábado al intentar ingresar a Uruguay desde Brasil.

 

Sebastián Rodrigo Romero, ex delegado de General Motors en Santa Fe y precandidato a diputado nacional por el PSTU, fue detenido ayer aproximadamente a las 10:30 horas, cuando pretendía pasar por la Aduana de Chuy, en el partido de Rocha, en un taxi. “Saltaron las alertas a la Dirección Nacional de Migración y ahí se puso en contacto con Jefatura de Policía de Rocha”, informaron las fuentes.

 

 

Personal aduanero inspeccionó el vehículo y al solicitar documentación a los ocupantes constató que Romero era extranjero. Fue por ese motivo que actuó migraciones e inmediatamente después efectivos de la policía de Chuy lo detuvieron. Una vez trasladado a dependencias de la Seccional 5ta se realizaron los trámites correspondientes para que Interpol lo fuera a buscar.

 

Imagen de Romero tomada por @reportesuy.

 

En el procedimiento, participaron policías de Interpol, de la Dirección Nacional de Migraciones y de la Jefatura de Rocha. También contó con la colaboración conjunta de la Policía Federal de Buenos Aires. En estos momentos se encuentra en Montevideo.

 

El alerta roja que pesaba contra el activista saltó en el control de migración. Romero llegó a ser imputado por intimidación pública, daños y resistencia a la autoridad, lo que lo enfrenta a una pena que podría ser de hasta 15 años de prisión.

 

Cabe recordar que en diciembre de 2017, Romero, hoy de 35 años, disparó con un mortero atado a un palo contra la Policía Federal frente el Congreso de la Nación, en medio de las protestas contra la reforma provisional impulsada por el Gobierno del expresidente Mauricio Macri.

 

El momento, por demás de icónico, quedó para siempre gracias a que fue fotografiado por el reportero gráfico de Infobae Nicolás Stulberg, lo que luego logró instalarse en todas las redes sociales y se convirtió en memes para todos los gustos bajo el mote de “Gordo Mortero”.

 

Así, el activista transformado en meme pasó más de dos años prófugo, con una recompensa sobre su cabeza de $1 millón ofrecida en 2018 por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

 

En ese lapso, no dejó de agitar las aguas y realizó apariciones en sus redes y las del Partido Obrero. En marzo de 2018, denunciaba persecución política y pedía luchar para “sacar a Macri como sacamos a De la Rúa en 2001”.

 

Allí aseguró que estaba “siendo perseguido como si fuera un terrorista” por haber sido, según dijo, “parte de los miles que el 18 de diciembre resistimos en las calles contra el robo que estaban haciéndoles a los jubilados en el Congreso. A pesar de que votaron la previsional, ese día le paramos la mano a la reforma laboral, y eso no lo perdonan”.

 

Mi nombre es Sebastián Romero y soy un perseguido político del gobierno de Macri.Soy un obrero como tantos otros, pero…

Posted by Sebas Romero on Thursday, March 29, 2018

 

En noviembre del año pasado, Romero desde la clandestinidad difundió otro mensaje en el que convocaba a una huelga general para “tirar abajo” al presidente de Chile, Sebastián Piñera.

 

Cómo sigue

 

El abogado defensor de Romero, Martín Alderete, indicó en declaraciones a Télam que “lo detuvieron en un campo y se entregó sin ofrecer resistencia. Era algo que estaba evaluando en los últimos días”.

 

“Quiere presentarse y declarar ante la Justicia. No va a obstaculizar el proceso de extradición y creo que en menos de 30 días estará en el país”, aseguró el representante legal.

 

El letrado afirmó a esta agencia que las autoridades argentinas le confirmaron la aprehensión de su defendido, pero aclaró que aún no tomó contacto con el militante ni con el Juzgado Federal 12, en el que se tramita la causa.

 

“En principio la acusación es esa. Tendremos que ver si no hay otra imputación vinculada con lesiones hacia algún efectivo policial, pero hasta ahora no sabemos nada. El lunes vamos a ponernos en contacto con el juzgado y veremos cómo sigue la causa”, apunto el abogado.

 

No hay registros de que Romero haya cruzado la frontera de forma legal, de acuerdo a datos de Migraciones.