Un Zoom para evitar el default y un bono para evitar la megaemisión

28 de abril, 2020

guzman-dolares-coronavirus-wallstreet

Con el reloj de arena del default corriendo, Argentina está analizando cómo acercar posiciones con los bonistas. Quienes hacen cálculos, dicen que las puntas no están lejos. En tiempos no pandémicos, se suele hacer un “road show” en las principales plazas financieras en donde se “vende” la propuesta, se presentan PPT’s y demás. El Covid-19 no lo permite, pero está el Zoom. El “Zoom Show”, como dicen en el Mecon, que no es otra cosa que un “road show” virtual.

 

El líder de las negociaciones es Martín Guzmán. El operativo, cuanto menos. La última palabra está en Olivos, como corresponde. Ayer, en diálogo con la TV Pública, Guzmán reconoció que se han retomado los contactos con los acreedores. “Esta semana tendremos reuniones que normalmente se hacen personalmente, que las haremos de forma virtual, y seguiremos con las conversaciones que venimos teniendo, discutiendo ciertos detalles de la racionalidad de la propuesta”, dijo el ministro.

 

“Necesitamos que los acreedores entiendan que ese es el mejor camino para ellos, porque es la propuesta refleja lo que la Argentina puede pagar”, agregó. “Hay un momento en el que los bonistas apostaron a Argentina, a tener retornos altos durante el Gobierno de (Mauricio) Macri, y la verdad es que ese modelo económico terminó en un colapso y hoy la Argentina no tiene capacidad de pago y por eso hay que hacer una reestructuración”, amplió. “Es una oferta de buena fe porque es una oferta que podemos cumplir. De poco serviría ofrecer algo que no se puede cumplir, sería patear la deuda para adelante”, concluyó.

 

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=3COWMLhwDPw[/embedyt]

 

En el “Zoom Show” también participan los asesores del soberano (Bank of America y HSBC) y los abogados del histórico bufete Cleary Gottlieb Steen & Hamilton.

 

Los acreedores quieren más y se lo hicieron saber a Guzmán. Los pedidos son múltiples y dependen del perfil del inversor. Algunos piden menos periodo de gracia (estipulado en 3 años); otros cupones más altos; otros, algún pago up-front, aunque más no sea simbólico. Los analistas sondeados por El Economista coinciden en que hay algún margen para “endulzar” la propuesta y acercar las puntas, sin poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda. Allí Guzmán tiene razón: Argentina debe comprometerse a pagar solo lo que puede. No más. ¿Ofrecerá algo más? Esa es la gran duda, mientras siguen cayendo los granitos de arena…

 

Otro tema que monitorea Guzmán de cerca es su desvelo: profundizar el mercado de deuda en pesos. Según diversas versiones, el ministro está trabajando junto a Miguel Angel Pesce del BCRA, la idea de usar los excedentes bancarios para suscribir deuda en pesos y, así, limitar la “maquinita”. El secretario de Finanzas, Diego Bastourre, nuevo habitué de los mitines del BCRA, está sobre el tema también.

 

Dejá un comentario