Tetaz: “Ni más Estado ni más mercado”

13 de abril, 2020

Tetaz

En el marco de la crisis mundial por la pandemia del Covid-19, los gobiernos de muchos países se han visto en la necesidad de tomar medidas de auxilio para la población y para las empresas para transitar este escenario. En este contexto, los estatistas o quienes tienen mayor afinidad con esa ideología han reafirmado su posición en cuanto a la necesidad de un mayor rol del Estado y menor del mercado. Incluso, algunos han apuntado que estamos ante el fin del capitalismo.

 

“El primer falso dilema que trajo la pandemia fue el de pensar que había que elegir entre dos extremos: minimizar las muertes o minimizar el impacto económico. La irracionalidad de ambos enfoques nos llevó a derrumbar la economía en algunos casos y a que crezca exponencialmente el contagio y desborden los centros de salud, en el otro”, planteó el economista Martín Tetaz en su newsletter semanal.

 

De acuerdo con el especialista, es un error pensar que una economía puede funcionar sin mercados o sin Estado, cuando los países desarrollados son un ejemplo de que se necesitan las dos cosas: más mercado y más Estado, pero que ambos tienen que estar en buena forma, porque el tamaño no garantiza el éxito.

 

“En verdad, el Estado y el mercado se complementan. No hay posibilidad de tener un capitalismo exitoso si no existe un Estado fuerte que desarrolle ese entramado institucional que llamamos mercado, que no es otra cosa que el conjunto de normas (formales e informales) que regulan la interacción entre oferentes y demandantes”, aseguró Tetaz.

 

“Pero tampoco hay economía que resista la mochila de plomo de un Estado pesado e ineficiente, que se convierte en un socio que cobra en las buenas y en las malas, pero que no aporta como contrapartida bienes públicos de calidad o, peor aún, que construye una burocracia inútil que traba el desarrollo”, comparó.

 

Siguiendo su análisis, la crisis de esta pandemia sirvió para desnudar las incapacidades de cada Estado y para que los contribuyentes evalúen si vale la pena pagar por esos servicios. “Los Estados fit, que están en forma, como Corea del Sur o Islandia, dominaron la curva en base a un uso intensivo de tecnología de la información en el primer caso y de testeos masivos en el segundo”, sostuvo.

 

Tetaz señala que los Estados que se mostraron incapaces de controlar el problema debieron imponer restricciones de movilidad, golpeando fuertemente a la economía. “Es cierto que algunos fueron más negligentes y lo hicieron más tarde, siendo responsable de más muertes. Pero cada día de cuarentena extrema demuestra el fracaso del Estado en controlar y aislar a los casos positivos y en regular la tasa a la cual crecen los contagios para no colapsar el sistema de salud”, aseveró.

 

“El mejor ejemplo de la incapacidad del Estado es el caso de Argentina, que mantiene una cuarentena estricta a pesar de que tiene sólo 83 casos en terapia intensiva (contra una capacidad de 4.000 camas de cuidados intensivos en el GBA, de las cuales se estima que el 30% podrían estar disponibles para casos de Covid- 19). Si bien el testeo es muy deficiente en el país (sólo 435 por millón), la evolución de la tasa de nuevos casos en la última semana respecto de la anterior está estabilizada, lo que quiere decir que no está creciendo el número de nuevos contagios”, apuntó.

 

“Sí, necesitamos más capacidad estatal. Pero claramente necesitamos menos de este Estado fofo, que pesa mucho y se mueve poco”, concluyó el especialista en su habitual informe de todos los lunes.

 

Dejá un comentario