Lo que nos pasó el fin de semana

26 de abril, 2020

Lo que nos pasó el fin de semana

 

Por Julián Doyle

 

A medida que pasan los días, la esperanza de que algo se aproxime a lo normal en los próximos meses, y probablemente mucho más allá, se va esfumando. España, con más de 23.000 muertes por coronavirus, y con un primer ministro que dijo “hay que ser muy prudentes, porque no hay manual, ni hoja de ruta, a seguir”, dejó a los menores de 14 años salir y jugar el domingo por primera vez en seis semanas, acompañados con uno de sus padres hasta por una hora, siempre y cuando permanecieran dentro de 1 kilómetro de sus hogares, tomaran solo un juguete y no jugaran con otros chicos, provocando una estampida masiva de personas en calles y plazas públicas, mientras el resto de los países europeos trabajan metódicamente para aliviar sus bloqueos y reabrir sus economías.

 

En California, pese a las órdenes de mantener el distanciamiento, 40.000 personas se dirigieron a Newport Beach, donde la costa sigue abierta, con imágenes de playas desbordadas.

 

El coronavirus cambiará la forma en que volamos y las aerolíneas, cuando regresen a los cielos, pueden tener que dejar los asientos del medio liberados.

 

Pero el virus también transformará para siempre el tejido urbano. Barcelona anunció que invertirá 4,4 millones de euros para quitar del espacio público a los autos tras el confinamiento y de esa forma ganar 21 kilómetros para bicis y 12 para peatones. “La contaminación es una normalidad a la que no queremos volver. No queremos volver a unas calles llenas de coches”, sostuvo la alcaldesa.

 

El sábado, en la patagónica Viedma, una mujer intentó cruzar el puente Basilio Villarino que la une con Carmen de Patagones, escondida en el baúl de un auto junto a dos acompañantes. Todos fueron detenidos tras control vehicular, con una causa penal en su contra.

 

“Es una locura, es como el fin del mundo”, dijo Chris Morehouse, un imitador de Elvis de 70 años, en una nota publicada por AP. La industria del turismo, el ocio, la hospitalidad y el juego de Nevada representa uno de cada tres empleos en el Estado, lo que hace que sea más dependiente del turismo que Alaska del petróleo. Se espera que en Las Vegas los trabajadores pierdan US$ 7.700 millones en sueldos y salarios en los próximos 18 meses si la industria del turismo se cierra entre 30 y 90 días. Con la industria efectivamente cerrada durante más de cinco semanas, más de 343.000 residentes solicitaron el seguro de desempleo, y los gobiernos estatales y locales podrían perder más de US$ 1.000 millones en ingresos fiscales.

 

Según los expertos, parece prudente planear que los últimos dos meses surrealistas y dolorosos duren la mayoría, si no todo, de 2020.

 

Donald Trump propuso en sus distópicas ruedas de prensa, una inyección de desinfectante e introducir luz solar en pacientes con coronavirus. El fin de semana, más de 100 estadounidenses se encuentran internados por ingerir lavandina.

 

En Nueva York, las parejas comenzaron a casarse por Zoom, después de que el estado anunció que legalizaría las ceremonias de bodas en video. La orden ejecutiva permite que se emitan licencias de matrimonio y se lleven a cabo ceremonias utilizando “tecnología de audio y video”, siempre que se cumplan una serie de condiciones. El gobernador, Andrew Cuomo, hizo referencia al desafío que el encierro está presentando en algunas parejas, diciendo que “la tasa de matrimonio viene bajando, la tasa de divorcios está aumentando”.

 

“La naturaleza florece cuando los humanos son eliminados de la ecuación, incluso después del peor accidente nuclear del mundo”, dijo Jim Smith, un científico ambiental que estudió la vida cerca de Chernobyl. A 34 años de la tragedia nuclear, se revelaron videos donde los animales radiactivos se apoderaron de la zona de exclusión abandonada.

 

A principios de abril los teóricos de la conspiración comenzaron a incendiar y destrozar torres celulares 5G en el Reino Unido por falsas afirmaciones de que hay algún tipo de vínculo entre las transmisiones de radio 5G y la propagación del coronavirus. Ahora, son los ingenieros de 5G los que denunciaron que reciben amenazas de muerte de personas que piensan que causaron la pandemia.

 

Un hombre de 31 años, enfermero del hospital Horacio Heller de Neuquén, fue demorado durante una serie de allanamientos realizados en una causa que investiga un robo de vacunas antigripales. Encontraron gran cantidad de jeringas descartables y decenas de insumos médicos, más un tubo de oxígeno. “No sabemos si las robó o si las recibía, pero sí que las ofrecía para la venta y para colocarlas a través de Facebook”, indicó el comisario Paulo Guzmán.