Las aerolíneas latinoamericanas transportaron 45,9% menos de pasajeros en marzo

29 de abril, 2020

La demanda de pasajeros en las aerolíneas latinoamericanas cayó 45,9% en marzo, en comparación al mismo mes del año anterior, según un informe que difundió hoy la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

 

A nivel global, el tráfico mundial de pasajeros se hundió 52,9% en comparación a marzo 2019, lo que representa la mayor merma en la historia reciente de la industria y refleja el impacto de las acciones que los gobiernos han tomado para frenar la propagación de la pandemia. 

 

“Marzo fue un mes desastroso para la aviación. Las aerolíneas sintieron progresivamente el creciente impacto de los cierres de fronteras relacionados con la Covid-19 y las restricciones a la movilidad, incluso en los mercados nacionales”, dijo en un comunicado Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA.

 

En términos desestacionalizados, los volúmenes globales de pasajeros volvieron a los niveles vistos por última vez en 2006, ya que la capacidad de marzo (kilómetros de asiento disponibles o ASK) cayó 36,2% y el factor de carga se desplomó 21,4 puntos porcentuales a 60,6%.

 

Mientras que la demanda de viajes domésticos o de cabotaje se redujo 47,8% en comparación con marzo de 2019, con descensos porcentuales de dos dígitos en todos los mercados. En febrero, la disminución interanual había sido 21,3%. 

 

 

Las regiones que más se vieron afectadas en la demanda de pasajeros fueron Asia y el Pacífico (-65,5%), seguido por Europa (-54,3%), América del Norte (-53,7%), el Oriente Medio (-45,9%) y África (-42,8%). 

 

“La industria está en caída libre y no hemos tocado fondo. Pero llegará un momento, pronto, espero, cuando las autoridades estén listas para comenzar a aliviar las restricciones a la movilidad y abrir las fronteras. Es imperativo que los gobiernos trabajen con la industria ahora para prepararse para ese día”, apuntó Juniac. 

 

Y concluyó: “También debemos evitar la confusión y la complejidad que siguió al 9/11. Los estándares globales que son mutuamente aceptados y operacionalmente practicables serán críticos para lograr esto. La única forma de llegar allí es trabajando juntos”.

Dejá un comentario