La comunicación presidencial en las épocas del Covid-19

14 de abril, 2020

Por Bárbara Bravi (*)

 

La pandemia que afecta en estos momentos a gran parte de la población mundial a modo de efecto dominó, fue propagándose, como también las medidas sanitarias y epidemiológicas pertinentes. En este complejo escenario, los mandatarios americanos tuvieron diferentes actuaciones que fueron plasmadas a través de sus discursos y sus mensajes. Los mismos tuvieron lugar bajo diferentes formatos, desde spots en redes sociales, cadenas nacionales, entrevistas, mensajes en Twitter, dirigidos a una audiencia pública general, aunque luego hubo mensajes segmentados por edad, o condición laboral.

 

En este artículo queremos analizar la comunicación presidencial plasmada en Twitter de los presidentes Alberto Fernández de Argentina, Jair Bolsonaro de Brasil, Nayib Bukele de El Salvador, Lenin Moreno de Ecuador y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de México, con el foco puesto en la propagación del Covid-19 hacia nuestra región.

 

En términos de comunicación de crisis, el especialista Mario Riorda diferencia la comunicación de crisis de la de riesgo. El autor apunta a que una crisis genera amenazas, urgencias e incertidumbre y pone a prueba la flexibilidad de las élites, ante retos velocísimos y altamente entrelazados. Es muy alumbradora su mirada sobre el riesgo donde el miedo ayuda a construir la sensibilidad social (cambio de hábitos), a diferencia de la crisis donde se debe llevar certidumbre. Estas confusiones y delgadas líneas podemos observarlas en los mensajes presidenciales, donde desde categorías como el miedo hasta figuras retóricas como las batallas y la guerra han tenido un lugar y sentido. A raíz de ello nos pareció interesante ‘leer’ en clave de arquetipo a los líderes que han llevado adelante diferentes comunicaciones.

 

Los mensajes presidenciales son un ícono de liderazgo, y en el contexto de una pandemia, es la voz esperada para llevar tranquilidad y certidumbre, por eso nos propusimos analizar algunos de estos mensajes a través de las cuentas oficiales de Twitter de los mandatarios.

 

  • En el caso de Moreno, presidente de Ecuador, en sus mensajes refería que “el mejor aliado es la disciplina y una buena higiene de manos”. Tardío en la declaración de restricción de circulación, también apuntó a la imagen bélica cuando expresaba “no es un héroe quien lucha en una frontera, héroe es el que hace lo correcto en el momento que le toca actuar”. También se observan referencias religiosas al estilo “hay que cuidar al prójimo como a ti mismo”. En algunos spots se lo ve de manera informal, comunicando que él es un adulto mayor. Utiliza un estilo en Twitter de mucha exclamación (!!!) y figuras retóricas tanto de la guerra como religiosas, junto al cuidado de los “viejecitos”.

 

  • En el caso de Bolsonaro, la comunicación genera un mensaje discordante con otros líderes de la región. Mientras otros mandatarios anunciaban la cuarentena, Bolsonaro se mostraba publicando visitas en diferentes ciudades, cantidad de posteos de apoyo a su gestión, donde se ve aglomeraciones de personas, entre sus frases de arenga se lee “somos una nación de hermanos, ningún virus es más fuerte que nuestro pueblo”, también se observan mensajes religiosos como “Pido a Dios sabiduría para enfrentarnos a esta tempestad…tengo certeza de que venceremos a esta batalla en poco tiempo”. Su posición reticente a la ‘cuarentena’ reza “la epidemia sin planificación y con medidas extremas puede ser más dañina que la enfermedad”. Hay un spot alegórico que se llama ‘Brasil nao pode parar’ explicando porque no se puede parar, ya que eso llevaría al caos y al virus juntos. Además de las palabras de batalla, y su referencia a Dios, también utiliza mucho la palabra ‘serenidad’. Subestimación total.

 

  • AMLO, presidente de México, en formato de comunicación es afecto a las conferencias de prensa matinales, con estilo formal y duración extensa. Al principio no refleja la problemática real de la pandemia, llegando a grabar un spot donde se lo ve alentando a no dejar de salir a consumir con la familia, e ir a restaurantes. Un tono alegre en la comunicación, donde se observa reuniones de personas, diciendo que el plan va acorde a las etapas, y que recién se está transitando la primera etapa. El Presidente utiliza la frase “sana distancia”.

 

  • El presidente de El Salvador fue uno de los presidentes que tomó inicialmente medidas restrictivas, haciéndose célebre por la frase “a los empresarios que están preocupados porque van a ganar 10%, 15% o 20% menos, miren, ustedes tienen dinero para vivir 10 vidas”. Tuvo otras frases duras como “el que toque un centavo, yo mismo lo voy a meter preso”. Es un presidente que tuitea mucho, y muestra intransigencia con aquellos que rompan el aislamiento. También tiene referencias bélicas en sus mensajes “algunos no se dieron cuenta pero ya inició la Tercera Guerra Mundial”. Algunos lo llaman presidente millenial. Muchos mensajes religiosos como “Dios nos bendiga a todos”. Muestra hiperactividad y hace uso del término “alarmista”.

 

  • Fernández acompañó sus medidas por mensajes en cadena nacional, replicadas en su Twitter, a través de sus alocuciones en las que plasmaba el rol del Estado. Así mencionaba que “un Estado presente en materia de salud, es la mejor manera de cuidar a todos”. También en sus expresiones se observa la mirada de “vigilar”, que nadie rompa la “cuarentena”. Su tono de comunicación en Twitter es informal, contesta mensajes y a veces hasta juega con quienes le escriben. Al igual que otros mandatarios no deja de referir a lo bélico en un tono de “el mundo atraviesa una amenaza y la Argentina también está en riesgo, es una lucha contra un enemigo invisible”. Es emotivo muchas veces como cuando da las buenas noches y dice “los abrazo con el alma”. También muestra un rol punitivo cuando expresa “que sepan los pícaros que seremos inflexibles a la hora de aplicar la ley”.

 

Carl Jung, definió los arquetipos como patrones universales, que hacen referencia a representaciones mentales que representan a las personas; es la forma de procesar imágenes y percepciones del mundo. Siguiendo a Jung, en su representación de arquetipos, podemos posicionar a Fernández en el arquetipo de padre y cuidador, una figura de autoridad pero también de protección, basa su esencia en la ayuda. También comparte parte de este arquetipo de cuidador Bukele, aunque éste último también inspira parte del arquetipo héroe, porque lucha fuertemente con aquellos que no responden a la autoridad, motivado por proteger.

 

En cambio, Bolsonaro representa al arquetipo de trickser, a veces conocido como embaucador, que se caracteriza por la violación de las normas. Su frase de “gripecita” hace dar cuenta de la distorsión de la situación de la pandemia. También se condice con el arquetipo de rebelde, al tratar de derribar aquello que no comparte, a veces obsesivo y agresivo. En el caso de López Obrador, puede verse un arquetipo que se llama inocente: sus primeros pasos ante la pandemia mostraban una actitud despreocupada y positiva ante la adversidad. También en el arquetipo amigo, que busca las relaciones humanas, y se lo ve integrándose en diferentes comunidades. Moreno identifica el arquetipo de mago, distorsionando lo cotidiano, como negar la situación de Guayaquil, convirtiendo lo positivo en negativo: hay algo de manipulación en este perfil.

 

Los mensajes presidenciales, bajo sus diferentes estilos, desde lo coloquial a lo formal, la mayor o menor narrativa religiosa, conllevan la creencia que sustenta muchos de los debates actuales, que versan sobre el rol del Estado, sobre prioridades, la falaz dicotomía entre economía y salud, y hasta los límites de las fake news. Sin embargo algo presente en las alocuciones es el terreno comunicacional de lo bélico. “La guerra”, “amenazas”, “enemigo invisible”, se encuadran perfectamente en un relato basado en el arquetipo del guerrero. Es, en definitiva, el desafío, que muestra la necesidad de un líder al frente de combate. Y hoy los liderazgos también se interpelan.

 

(*) Politóloga y Magister en Relaciones Internacionales.

 

Dejá un comentario