La IATA le pidió al Gobierno que reconsidere su decisión de suspender vuelos hasta septiembre

27 de abril, 2020

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) le envió anoche una carta a funcionarios del Gobierno para “expresar nuestra preocupación” frente a decisión de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) de suspender los vuelos hasta el 1 de septiembre de este año y pidió que se “reconsidere su expedición”.

 

La carta fue enviada al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y a los ministros de Trabajo, Mario Meoni; Turismo y Transporte, Matías Lammens; y de Relaciones Exteriores, Felipe Solá.

 

Si bien la IATA resaltó que entiende “el objetivo de ANAC de proteger a los usuarios del transporte aéreo tanto desde sus intereses como consumidores como en su seguridad sanitaria”, la entidad remarcó que “existen múltiples razones para afirmar que estas resoluciones son inconvenientes, además de tener efectos económicos y legales considerables”.

 

Para la Asociación, limitar las operaciones aéreas “tiene un efecto económico grave” ya que las aerolíneas no podrán generar ningún ingreso por más de cuatro meses, “poniendo en riesgo los más de 329.000 empleos sustentados por el sector en el país”.

 

“Si las restricciones de vuelo se extienden hasta septiembre como lo pretende la ANAC, las consecuencias serán muy graves, poniendo en peligro la continuidad del servicio de transporte aéreo en el país, el aporte económico de la aviación y la conectividad necesaria con el resto del mundo”, advirtió la IATA.

 

Además, destacó que la industria aeronáutica, en coordinación con la OACI y la Organización Mundial de la Salud (OMS), “han realizado esfuerzos para desarrollar un plan global de reactivación de las operaciones aéreas siguiendo las mejores prácticas de salud y seguridad para los pasajeros y tripulaciones y coordinado acciones entre Estados, industria y otras partes interesadas”.

 

En ese sentido, recordó que la Argentina participó en la Reunión de Directores convocada por la Oficina Sudamericana de la OACI y que el país había manifestado su intención de alinearse a las recomendaciones globales “al reconocer la importancia de la coordinación entre Estados para reactivar la industria aérea”.

 

“A pesar de lo anterior, consideramos que las resoluciones referidas hacen lo opuesto a lo expresado ante la OACI”, sentenció la entidad.

 

Por otro lado, la IATA subrayó que “no existe una razón médica comprobada” para que la industria aeronáutica no pueda retomar sus actividades una vez que el aislamiento social y obligatorio sea levantado, en un principio previsto para el 11 de mayo.

 

“Esto permite mayor flexibilidad en la programación de vuelos a las líneas aéreas e impide que el país quede aislado en caso de que los países abran sus fronteras en las próximas semanas”, agregó la carta firmada por el vicepresidente regional Las Américas, Peter Cerdá.

 

Por último, el documento señaló que la decisión de limitar las operaciones aéreas y la comercialización de los vuelos “contradice los acuerdos bilaterales firmados por la República Argentina”.

 

“Esto genera incertidumbre para las aerolíneas internacionales que cuentan con un permiso de operación vigente para ejercer los derechos que de él se derivan, además de poner en riesgo el cumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos bajo los acuerdos”, explicó.

 

En visto de esas razones, la IATA añadió que se encuentra “a disposición para encontrar las medidas adecuadas para atender las preocupaciones de la ANAC frente a los consumidores”.

 

“Sin embargo, consideramos sustancial que no se restrinjan las operaciones aéreas hasta el 1 de septiembre, lo cual pone en peligro la viabilidad de la industria aérea en Argentina y retrasaría la recuperación económica del país”, concluyó.

Dejá un comentario