Mientras negocia con acreedores, Guzmán no pagaría intereses hoy

22 de abril, 2020

 

Hoy vencen US$ 500 millones en intereses correspondientes a los bonos 2021, 2026 y 2046, que se rigen bajo Ley Extranjera. Estos bonos hacen parte de la deuda que el Gobierno busca reestructurar y que la semana pasada presentó su oferta de canje, la cual fue rechazada por parte de los acreedores privados, por lo que el país se encuentra en “default virtual”, según admitió el Presidente.

 

Sin embargo, tal como lo había anticipado este diario, el Gobierno no prevé realizar el pago de este vencimiento. Así lo confirmó ayer durante una entrevista radial el ministro de Economía, Martín Guzmán, que aseguró que el país “no podrá hacer frente a los pagos de deuda de los próximos días”. Pero, al mismo tiempo, el Gobierno dispuso ayer la emisión de Letras del Tesoro Nacional en dólares por un monto de US$ 400 millones, lo cual fue leído por algunos analistas del mercado como una señal de pago, aunque no hoy.

 

En caso de no pagar hoy, el Gobierno dispone de un plazo de hasta treinta días para hacerlo y no caer en default. Este lapso transcurrirá casi en paralelo con el tiempo que tienen los acreedores privados para definir su postura frente a la propuesta de reestructuración de deuda anunciada por el Gobierno la semana pasada.

 

“La emisión de una letra para hacerse de reservas puede llevar a pensar a que el Gobierno se hace de los dólares con anticipación para evitar caer en default si la oferta no logra la aceptación de los bonistas y se tiene que negociar”, señaló ante El Economista Matías Carugati, Director Ejecutivo de la consultora Seido. “De todos modos, no está claro aún para que se tomaron esos US$ 400 millones”, agregó.

 

De acuerdo con el especialista, si el objetivo del Gobierno con esta nueva emisión en dólares es tener un respaldo para poder pagar el vencimiento antes del plazo máximo en caso de que no haya un acuerdo entre las partes, “ciertamente reduce la credibilidad de su ‘amenaza’ de no ceder en la negociación de la deuda”.

 

No obstante, desde el entorno de Guzmán le aseguraron a este diario que la emisión de esta nueva letra no tiene ninguna relación con negociación de la deuda externa, sino con el reperfilamiento que impuso el Gobierno el 5 de abril sobre bonos en dólares emitidos bajo ley local por US$ 10.000 millones, cuyo pago quedó postergado para 2021.

 

Al tratarse de un monto no muy abultado, probablemente la decisión del titular de la cartera económica de no pagar este vencimiento hoy obedezca a su estrategia de mostrarse firme frente a los acreedores en cuanto a que el país no está en condiciones de pago y que por lo tanto necesita reestructurar su deuda externa.

 

“La oferta es la que es”, afirmó Guzmán ayer durante la misma entrevista, en la que aseguró que si bien “los acreedores aspiran a otras cosas”, el Gobierno no presentará otra propuesta. “Nosotros proponemos algo absolutamente serio, razonable, en base de la buena fe, porque tomamos un compromiso que podemos cumplir, a la vez que cumplimos el compromiso más importante, que es proteger a los argentinos”, resaltó el ministro.

 

Según aseguró el jefe del Palacio de Hacienda, hubo conversaciones previas con los acreedores, pero que nunca lograron ponerse de acuerdo porque “la otra parte presiona para que Argentina ofrezca más pero no se puede, no es sostenible”.

 

Guzmán indicó que los acreedores señalan que el país debería profundizar el sistema de austeridad fiscal y de contracciones, ya que eso les generará confianza y “va a permitirle a Argentina acceder a un financiamiento más barato”. Pero, en línea contraria, el funcionario aseveró: “Pero eso nunca ocurre. Por el contrario, la economía colapsó, fue lo que ocurrió bajo el Gobierno anterior”.

 

“Apostamos a que en algún momento se irá el coronavirus, se resolverá esto en el mundo y se podrá pagar. Pero tiene que estar alineado con la idea de que la economía argentina se ponga de pie, se recupere y la recuperación no se vea ahogada por el pago de deuda. Lo que proponemos es algo sostenible y responsable, porque es algo que efectivamente se puede cumplir”, aseguró.

Dejá un comentario