Guzmán no pagó: reafirma postura mientras negocia

23 de abril, 2020

 

Tal como estaba previsto, el Gobierno confirmó ayer el no pago de los vencimientos correspondientes de los intereses de los bonos 2021, 2026 y 2046, los cuales se rigen bajo Ley Extranjera y cuyo monto es de US$ 503 millones. El ministro de Economía, Martín Guzmán, lo había anticipado el martes en una entrevista, en la que afirmó que el país no podrá hacer frente a los pagos de deuda que se avecinan.

 

Estos bonos hacen parte de la deuda que el Gobierno busca reestructurar y que la semana pasada presentó su oferta de canje, la cual fue rechazada incialmente por los acreedores privados, por lo que estos tendrán hasta el 8 de mayo para definir si aceptan o no la propuesta. En tanto, el Gobierno tendrá un plazo de treinta días para abonar el vencimiento de estos bonos y no caer en default.

 

En un comunicado, la cartera económica confirmó ayer por la tarde la decisión de no pagar dicho vencimiento y de valerse del período de gracia contemplado para estos bonos, al tiempo que ratificó su voluntad de pago de la deuda.

 

“La decisión del Gobierno no sorprende demasiado, ya que tiene sentido como estrategia de negociación en medio de la reestructuración de la deuda externa. La oferta de Argentina expira el 8 de mayo, por lo que eventualmente hay tiempo para modificarla contemplando el pago de los intereses corridos como estrategia para aumentar la participación y evitar el default”, indicó ante El Economista Adrián Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS.

 

No obstante, el especialista resaltó que es importante tener en cuenta que si el Gobierno no planea mejorar su oferta de reestructuración, no tiene demasiado sentido pagar estos intereses para entrar en default unos meses más tarde. “Es probable que la resolución final sobre el pago tenga lugar llegando a la fecha límite”, estimó.

 

Federico Furiase, director del Estudio EcoGo, coincidió en que la decisión del Gobierno era previsible dado el contexto de fuerte emisión monetaria para tapar el agujero fiscal y la escasez de reservas internacionales, optando así por hacer uso del período de gracia mientras sigue negociando. “Sobre todo cuando ya había reprogramado los vencimientos de deuda en dólares bajo legislación local y que el Gobierno viene sosteniendo que no habrá un tratamiento desigual entre legislación internacional y local”, afirmó.

 

De acuerdo con Furiase, esta decisión obedece, por un lado, a la estrategia de negociación con los acreedores privados, dado que ya está lanzada la propuesta. “Por otro lado, tiene que ver con un Gobierno que no quiere arriesgar pérdida de reservas en este contexto de fuerte emisión que podría llevar a una inestabilidad nominal complicada”, señaló en diálogo con este medio, al tiempo que indicó que el efecto de esto ya está descontado por los mercados sobre los precios.

 

El martes, cuando Guzmán anticipó que no iba a pagar este vencimiento, el Gobierno dispuso ese mismo día la emisión de Letras del Tesoro Nacional en dólares por un monto de US$ 400 millones. Por su parte, algunos analistas del mercado relacionaron esta acción con el pago del vencimiento. Y señalan que de ser así, es decir, si el objetivo del Gobierno con esta emisión es hacerse de dólares para pagar ese monto antes del plazo máximo en caso de que no haya un acuerdo entre las partes, se pondría en duda la credibilidad de la “amenaza” de Guzmán de no ceder en la negociación.

 

Sin embargo, desde el entorno de Guzmán le indicaron a este diario que la emisión de esta nueva letra no tiene ninguna relación con la negociación de la deuda externa, sino con el reperfilamiento que impuso el Gobierno el 5 de abril sobre bonos en dólares emitidos bajo ley local por US$ 10.000 millones, cuyo pago quedó postergado para 2021.

Dejá un comentario