Georgieva pronosticó derrumbes en 170 países: “El FMI fue creado para momentos como estos”

9 de abril, 2020

El FMI advirtió hoy que la economía de al menos 170 países (casi todo el mundo) ya está afectada por el fuerte impacto de la pandemia de Covid-19. A la vez, la Directora Gerente del FMI pronosticó una recuperación parcial en 2021, pero eso depende directamente de una reapertura en el segundo semestre de este año.

 

“Si la pandemia se desvanece en la segunda mitad del año, lo que permite un levantamiento gradual de las medidas de contención y la reapertura de la economía, nuestro supuesto básico es una recuperación parcial en 2021”, afirmó la la búlgara en un informe.

 

Según el FMI, la pandemia que está arrasando el mundo hará que el crecimiento económico global sea “fuertemente negativo” en 2020, desencadenando las peores consecuencias desde la Gran Depresión de 1930.

 

Goergieva sostuvo que la crisis golpearía más a los mercados emergentes y a los países en desarrollo, lo que necesitaría cientos de miles de millones de dólares en ayuda exterior.

 

“Hace solo tres meses, esperábamos un crecimiento positivo del ingreso per cápita en más de 160 de nuestros países miembros para 2020”, dijo hoy en declaraciones en la previa a las Reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial de la próxima semana.

 

 

“Hoy, ese número ha cambiado de rumbo: ahora proyectamos que más de 170 países experimentarán un crecimiento negativo del ingreso per cápita este año”, agregó la sucesora de Christine Lagarde.

 

“Insisto en que existe una gran incertidumbre sobre el pronóstico: podría empeorar dependiendo de muchos factores variables, incluida la duración de la pandemia”, dijo.

 

El FMI, que tiene 189 países miembros, publicará sus pronósticos detallados de “Perspectivas de la Economía Mundial” el próximo martes.

 

El nuevo coronavirus que surgió en China en diciembre circuló por todo el mundo, infectando a 1,41 millones de personas y matando a 83.400, según los últimos recuentos del día.

 

Georgieva dijo que la pandemia estaba afectando tanto a los países ricos como a los pobres, pero muchos en África, Asia y América Latina estarán en mayor riesgo porque tienen sistemas de salud más débiles. Tampoco pudieron implementar el distanciamiento social en sus ciudades densamente pobladas y barrios marginales pobres.

 

También confirmó  que los inversores ya habían retirado unos US$ 100.000 millones en capital de esas economías, más de tres veces el flujo de salida visto durante el mismo período de la crisis financiera mundial.

 

Con la caída brusca de los precios de los productos básicos, los mercados emergentes y los países en desarrollo necesitarían “ayuda urgentemente”, estimando que cientos de miles de millones de dólares tendrían que ser bombeados de fuentes externas, ya que esos gobiernos solo podían cubrir una parte de los costos por su cuenta, y muchos ya tenían deudas altas.

 

Georgieva dijo que es alentador que todos los gobiernos hayan actuado, promulgando unos US$ 8 billones en medidas fiscales y monetarias masivas.

 

Para asegurar una recuperación futura, Georgieva pidió esfuerzos continuos para contener el virus y apoyar los sistemas de salud, al tiempo que avala evitar los controles de exportación que podrían ralentizar el flujo de equipos médicos vitales y alimentos.

 

“Las acciones que tomemos ahora determinarán la velocidad y la fuerza de nuestra recuperación”, dijo.

 

Era fundamental proporcionar a las personas y empresas afectadas medidas “amplias, oportunas y específicas”, como subsidios salariales, beneficios de desempleo extendidos y plazos de préstamo ajustados, al tiempo que se reducía el estrés del sistema financiero.

 

El estímulo fiscal coordinado fue crítico, y la política monetaria debería seguir siendo acomodaticia, donde la inflación se mantuvo baja. “Aquellos con mayores recursos y espacio político necesitarán hacer más; otros, con recursos limitados, necesitarán más apoyo ”, dijo.

 

El FMI fue creado para momentos como estos, y estaba listo para desplegar su capacidad de préstamo de US$ 1 billón, dijo Georgieva.

 

La Junta Ejecutiva del FMI había aprobado duplicar sus fondos de emergencia a US$ 100.000 millones para satisfacer las solicitudes de más de 90 países, y el personal estaba compitiendo para procesar esas solicitudes.

 

El FMI también está buscando formas de proporcionar apoyo de liquidez adicional, incluso mediante la creación de una nueva línea de liquidez a corto plazo, y soluciones que permitirían otorgar préstamos a países cuya deuda era insostenible, dijo.

 

El anuncio también comprende nuevas formas para aumentar su Fondo de Alivio y Contención de Catástrofes, que otorga subsidios a los países más pobres para cubrir los pagos del servicio de la deuda del FMI.

 

Para ayudar aún más a las economías más pobres, el FMI y el Banco Mundial instaron a los acreedores como China y otros países a dejar de cobrar temporalmente los pagos de la deuda de sus préstamos bilaterales.

 

Dejá un comentario