Estiman que subirá la pobreza en el 1° semestre de 2020

2 de abril, 2020

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), durante el segundo semestre de 2019 la pobreza ascendió al 35,5% y alcanzó a más de 15 millones de personas en el país (25,9% de los hogares). Esto indica que durante la segunda mitad del año la tasa se mantuvo estable respecto a los primeros seis meses de 2019, cuando la misma se ubicó en 35,4%. Dentro de esa cifra se encuentra la tasa de indigencia, que alcanzó al 8% e implicó un alza de 0,3 puntos porcentuales respecto al primer semestre del año pasado.

 

El crecimiento de la pobreza durante 2019 se explica por la crisis económica en el país, en un contexto de inestabilidad cambiaria que empezó en abril de 2018, más la fuerte devaluación del 30% que se produjo en agosto del año pasado tras el triunfo de Alberto Fernández en las PASO, y la consecuente aceleración de la inflación, la cual afecta más a los estratos sociales más bajos, y el respectivo deterioro en materia de empleo.

 

Entre julio y diciembre de 2019, comparado con un año atrás la tasa de pobreza en el país mostró un alza de 3,5 puntos porcentuales y una suba de casi diez puntos porcentuales en relación a la tasa registrada a finales de 2017, cuando el nivel de pobreza había bajado a 25,7%. En el medio de esto, crisis económica y financiera local. Según estimaciones privadas (ante la ausencia de datos oficiales en años anteriores), la tasa de pobreza del año pasado fue la más alta de la última década y la de finales de 2017 fue la más baja de las dos últimas décadas.

 

“Esto nos muestra la volatilidad de la pobreza en Argentina, en la cual los ingresos reales son claves y con los niveles de inflación y la rigidez del salario en el corto plazo la pobreza podría subir vertiginosamente. Por eso creo que es fundamental empezar a pensar en mantener políticas de crecimiento económico y de crecimiento del empleo, que es la única manera de salir de la pobreza”, señaló el economista Federico González Rouco en diálogo con El Economista.

 

“Por otra parte, el dato del segundo semestre de 2019 indica que las políticas implementadas después del shock generado tras el resultado de las PASO tuvieron el efecto buscado, que era el de contener la situación para que el aumento del dólar y de la inflación no se trasladara a la situación socioeconómica de los hogares. Se cumplió: la pobreza se mantuvo estable. Y esto sucedió principalmente por las medidas implementadas, como la de haberle sacado el IVA a los alimentos básicos, aunque ahora volvió”, explicó el especialista.

 

Según el Indec, al cierre de 2019, las mayores tasas de pobreza se observaron en las regiones del Noroeste (40,7%) y Noreste (40,1%). En tanto, las menores tasas se registraron en las regiones de la Patagonia (30%) y Pampeana (33,7%). Por su parte, el AMBA, que es el distrito más poblado del país, registró 35,2%. Dentro de esta zona, la pobreza en la ciudad de Buenos Aires se ubicó en 13,5%, mientras en el conurbano bonaerense, en 40,5%.

 

 

 

Cinco días antes del cambio de Gobierno, el ex presidente Mauricio Macri realizó la primera y única cadena nacional de su mandato. Lo hizo para presentar un balance de su gestión. Ese mismo día, el Observatorio de la Deuda Social Argentina (Odsa) de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundió un informe sobre la pobreza en el tercer trimestre del año pasado, el cual indicaba que la tasa había ascendido al 40,8%.

 

Ese informe, que fue cuestionado tanto por el dato como por la fecha escogida para difundirlo, fue utilizado políticamente por el Gobierno entrante para sostener la idea de que el país que recibieron después de la administración de Cambiemos es “tierra arrasada”: los integrantes del nuevo oficialismo y el presidente Alberto Fernández se encargaron de mencionarlo en muchos de sus discursos y entrevistas, incluyendo la gira del Presidente por Europa, a pesar de que días después de la publicación la misma Odsa aclaró que la cifra oficial sería muy inferior.

 

Dichas aclaraciones de la Odsa se hicieron debido a días después de haber publicado ese informe, varios especialistas en el tema, entre ellos el ex director del Indec durante la gestión de Macri, Jorge Todesca, refutaron la metodología del observatorio y su resultado, lo que generó un debate sobre este asunto. El titular de la Odsa, entonces, indicó que el dato de la medición oficial sería bastante menor. A finales de febrero, la Odsa emitió un nuevo informe en el que estimaba que la pobreza en 2019 había alcanzado al 37,5%.

 

Hacia adelante

 

Las expectativas para este año no son positivas. El aislamiento social para prevenir la propagación del coronavirus en el país generan un significativo freno en la actividad económica, lo que se estima que terminará afectando principalmente a los sectores más vulnerables: el empleo informal será el más perjudicado.

 

“Creo que la pobreza va a subir, sobre todo por la situación que estamos viendo ahora (las medidas de aislamiento social) y porque el margen de maniobra es mucho menor al que había en agosto de 2019, ya que las medidas que se podía tomar ya se tomaron. Incluso, algunas medidas se revirtieron, como la eliminación del IVA en los alimentos básicos, lo que genera un aumento implícito en los precios de esos productos”, estimó González Rouco.

 

“La nueva gestión parte desde una tasa de desempleo del 8,9%, que dejó la administración anterior. En un contexto de parálisis de la producción, difícilmente podrán mantenerse los empleos actuales y esperamos que continúen perdiéndose puestos de trabajo, a pesar de los intentos del Gobierno por mantener el nivel de empleo”, indicaron desde la consultora LCG.

 

“Muy probablemente durante el primer trimestre de 2020 la tasa de pobreza sea mayor. Si se incorpora el efecto de la pandemia sobre las condiciones del mercado de trabajo y los ingresos totales familiares, que serían capturados por la EPH principalmente en el segundo trimestre, se puede esperar razonablemente, que la tasa de pobreza del primer semestre de 2020 sea más alta que la del segundo semestre de 2019”, dijo el econometrista Martín González Rozada (UTDT) en una columna en Clarín.

Dejá un comentario