Espert: “Cada día de cuarentena es un tipo que se está empezando a morir de hambre”

2 de abril, 2020

Espert

A dos semanas de que el Presidente haya decretado el aislamiento social obligatorio, el excandidato presidencial, José Luis Espert, exigió que se realicen mayores testeos para retomar la actividad ya que “cada día de cuarentena es un tipo que se está empezando a morir de hambre”.

 

“Hay que meterle un turbo a la realización de test y no esta tortuga que viene siendo el Gobierno porque si no la cuarentena se va a extender demasiado tiempo y eso va a genera un daño aún mayor en la actividad económica. Tenés que ir rápido con los test para confinar o cuarentenar la población enferma y que la sana empiece ir a trabajar porque el autónomo, el monotributista, el industrial, ¿con qué van a pagar las cuenta?”, remató.

 

Además, resaltó que la crisis se debe atender tanto desde el punto de vista sanitario como del económico ya que “son dos caras de la misma moneda”. Por esa razón, criticó la lentitud de los testeos y le advirtió al Gobierno de que todavía falta el pico de contagios.

 

“Somos de los países con menos testeos en el mundo. Chile y Uruguay lo están haciendo mejor que nosotros. ¿Por qué tanta lentitud en generar los test acá? Además veo mucho clima de triunfalismo, hay mucho cocoliche alrededor, las propagandas oficiales festejando las ciudades vacías. ‘Estamos ganando’ como en Malvinas, y ojo que podemos tener una situación explosiva de contagios cuando arranque el invierno”, cuestionó el economista

 

Asimismo, Espert se mostró preocupado por la situación social que puede generarse traer alargar el aislamiento social en el Conurbano ya que “cada día de cuarentena es un tipo que se está empezando a morir de hambre”.

 

“No sos el país más rico del mundo, tenés diez años de estancamiento, dos de recesión y 40% de pobres. Hay que testear rápido para abrir la cuarentena porque el derrumbe va a ser monumental. Vas a tener a la sociedad, cansada de estar encerrada, que se te va a rebelar. La gente no labura, no come”, sostuvo.

 

En ese sentido, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reveló ayer que, desde que comenzó la cuarentena, asistieron a los merenderos y comedores alrededor de 3.000.000 de personas más que el promedio.

 

“Antes del coronavirus teníamos 8.000.000 millones de personas que recibían asistencia alimentaria, 3.500.000 de ellos son chicos en las escuelas, el resto son personas grandes en comedores o merenderos. Ahora hemos pasado a más de 11.000.000”, informó.

 

Para cerrar, Espert alertó sobre el derrumbe en la recaudación que puede generarse a partir de la crisis. “La gente antes de pagar impuestos va a preferir comer. Y el Estado se va a quedar sin plata, ojo con eso”, concluyó.

 

Hasta el momento, la Argentina tiene 1.133 casos confirmados de coronavirus y 5.144 análisis descartados, según el último informe del Ministerio de Salud.